Anemias; tipos más comunes

0
204

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Con mucho, la más común de las anemias es la anemia por deficiencia de hierro, la cual, nosotros los médicos, llamamos anemia ferropénica (escasa de hierro), esta afecta a una de cada 5 mujeres en vida reproductiva, y esto debido a la pérdida sanguínea en una forma abundante y constante como lo es el ritmo catamenial o la regla o la menstruación,  también las mujeres embarazadas, por los requerimientos tan elevados de hierro y ácido fólico y que muchas veces no son bien surtidos durante esa etapa del embarazo caen en anemia, y qué decir de los sangrados del tubo digestivo, que en una forma callada y silenciosa muchas veces llevan a una anemia, siendo la corroboración en exámenes de sangre al apreciar esta anemia la única manera de darnos cuenta que ese paciente esta perdiendo sangre.

No solo la pérdida de sangre hace que llegue un paciente a una anemia ferropriva, también la falta de ingesta de alimentos ricos en hierro como espinacas, brócoli, frijoles, lentejas, el no tener una alimentación adecuada o una falta de absorción de hierro de un individuo lo pueden llevar a una anemia ferropriva.

Existe otro tipo de anemia que se presenta en un organismo, al no absorber o no poder utilizar de la dieta la vitamina B12 y el acido fólico, y al no poderse absorber estos nutrientes se genera un tipo de anemia llamado anemia megaloblástica, llamada así porque se producen unos glóbulos rojos muy grandes y muy redondos, o sea totalmente anormales, deformes y por estas razones totalmente disfuncionales, que no realizan la adecuada función de llevar el oxígeno como deberían transportarlo hasta la célula.

Existe un subtipo de este grupo de anemias que se denomina anemia perniciosa, que se desencadena por una atrofia de la mucosa gástrica que al no producir una proteína denominada factor intrínseco, no se puede absorber la vitamina B 12 al final del intestino delgado, o bien se presenta en pacientes que fueron sometidos a cirugías de resección de la parte final del intestino o cirugías de Bypass, la solución a estos pacientes en ambos casos en administrar permanentemente la vitamina B 12, en forma inyectable.

Anemia por enfermedades crónicas.

Este grupo de anemias está caracterizado por tener el paciente enfermedades crónicas y cronicodegenerativos, que hacen que el metabolismo adecuado de la formación de la hemoglobina y de la sangre sea totalmente inadecuada e ineficaz, y aquí le cito algunas de ellas, entre ellas está la artritis reumatoidea, las colitis como son el Crohn, el CUCI, catalogadas como colitis crónicas, y sin olvidar el cáncer, al interferir esta enfermedad en la producción de glóbulos rojos, bloqueando la utilización del hierro en el cuerpo de las personas con esas enfermedades crónicas, desencadenarán una anemia.

Otro caso de enfermedad crónica que desarrolla anemia y que debemos considerar aparte es la IRC (Insuficiencia Renal Crónica), ya que en este caso se debe a la menor cantidad de secreción de la eritropoyetina por el riñón, que es vital para la estimulación de la producción de los glóbulos rojos, de aquí la explicación de la anemia en este tipo de pacientes.De aquí que la eritropoyetina se deba de inyectar aparte a los pacientes con IRC.  La mejoría se da en las anemias secundarias a enfermedades crónicas al estabilizar las enfermedades crónicas que las desencadenan.

Anemias por enfermedades de la médula ósea, este tipo de anemia se presenta al disminuir el número de células de la médula ósea, y con esto disminuir la producción de todos o algunos de los elementos formes de la sangre, y entre ellos están los glóbulos rojos o eritrocitos, pero también de glóbulos blancos o leucocitos, y claro las plaquetas, entre estas causantes de la médula ósea está la leucemia, los síndromes mielodisplásicos, el mieloma múltiple, el linfoma y todos los trastornos mieloproliferativos, como enfermedades severas de la médula ósea.

Anemias Hemolíticas, pueden ser congénitas o hereditarias, que son causadas por defectos en la membrana del eritrocito por deficiencia de ciertas enzimas de los glóbulos rojos, pero que el cuerpo las desconoce como eritrocitos normales y el mismo organismo tiende a destruirlos, ya sea en el bazo o con anticuerpos, pero se trata de destruir esos eritrocitos anómalos dejando a ese paciente en anemia, las anemias adquiridas son de tipo autoinmune y se deben a una destrucción del mismo cuerpo destruir los eritrocitos, desconociéndolos como extraños, generando una anemia y en estos casos se deben administrar medicamentos inmunosupresores que impidan que el mismo cuerpo destruya los eritrocitos.

Anemias de origen genético, aquí está la anemia de células falciformes o drepanocitosis, que son eritrocitos en vez de ser en forma redonda, presentan forma de luna que son destruidas en el cuerpo como extrañas, disminuyendo el tiempo de vida de los eritrocitos, y por último las talasemias y las hemoglobinopatías que desarrollan patología de anemia genéticamente.

Querido amigo lector, esta clasificación de anemias se me hizo práctica y fácil de entender, por eso se las coloqué en este artículo, sobre todo aparte de ser didáctica, entenderá cómo es muy importante mantener una cantidad de hemoglobina normal y adecuada en nuestro cuerpo para no desencadenar una anemia.

Gracias.