Inician huracanes; la cuarta parte de la población de LC bajo riesgos

0
110
Diversas poblaciones del municipio de Lázaro Cárdenas, como en El Habillal, están expuestas a problemas de inundaciones, al iniciarse la época de huracanes.

Por Francisco Rivera Cruz

Con un Atlas de Riesgo sin actualizar, que aun así fija existencia de al menos cuatro zonas de riesgo en el municipio, y canales sin limpiar en un 80% de sus muchos kilómetros, toma a la autoridad municipal y la población de Lázaro Cárdenas la temporada de huracanes, que inició ayer 15 de mayo.

De acuerdo a datos de 2017 correspondientes al Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) dependiente de la Segob, una cuarta parte de la población de este municipio vive un alto grado de vulnerabilidad, y durante las lluvias permanece expuesta a deslaves y deslizamientos, principalmente, aunque también a inundaciones.

En el marco de la Reunión Nacional de Protección Civil para la Temporada de Lluvias y Ciclones Tropicales 2019, la Directora General de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros, informó ayer que este año se prevé la formación de 33 ciclones, seis por arriba del promedio histórico, de los cuales 19 se presentarían por el océano Pacífico y 14 en el Atlántico.

Al dar a conocer el pronóstico de la Temporada de Ciclones Tropicales 2019, precisó que en el Pacífico –donde se ubica Lázaro Cárdenas– ocho ciclones podrían ser tormentas tropicales, cinco alcanzarían la categoría de huracán 1 o 2 en la escala Saffir-Simpson y seis categorías 3, 4 o 5.

De acuerdo al viejo plan de atención a emergencias desprendido del Atlas de Riesgos de Lázaro Cárdenas, documento que lleva 10 años sin actualizarse, en la tenencia de La Mira, hay riesgos por deslaves en el Cerro de la Cruz que deposita aguas en el Arroyo de Los Cuches y atraviesa al menos cinco asentamientos.

En Las Guacamayas, el problema sería el desbordamiento del río Balsas en el caso de ocuparse desfogar la presa José María Morelos -La Villita- y desatender la amplia red de canales pluviales. Mientras que en caso de lluvias prolongadas se afectaría el Sector 8 de Flores Celestes.

En la zona de la tenencia de El Habillal, es riesgo en cada lluvia torrencial, el río Acalpican. Y en Lázaro Cárdenas, los desbordamientos de los canales pluviales, que como se sabe, se utilizan para descarga de aguas negras y desechos.

Y aunque Cenapred asienta que el Atlas de Riesgos de Lázaro Cárdenas lleva siete años sin ser actualizado, consigna que de los 183 mil 185 habitantes de este municipio, 41 mil 603 están en zonas vulnerables, con lo que peligran sus vidas, sus bienes o al menos sus actividades socio-laborales.

Historial que debería preocupar.

Ciudad Lázaro Cárdenas y sus tenencias han sido afectadas varias veces en los últimos años por las consecuencias de las lluvias, por lo que debería ponerse atención a ese historial.

Desde hace 27 años, en 1992, al menos siete veces la ciudad sufrió estragos por contingencias climatológicas. Y si nos atenemos a las cifras, éstas indican que, en promedio, en Lázaro Cárdenas cada tres años ocurre una afectación seria consecuencia de las lluvias.

El documento Plan Fenómenos Hidrometeorológicos Michoacán 2013 reporta varias situaciones de riesgo por lluvias hasta el año pasado, luego que esta ciudad está asentada sobre un delta que por miles de años depositó tierras y arenas que bajó al mar el ahora Río Balsas.

Según el registro, en 1992 la tormenta tropical “Tina” afectó varios asentamientos irregulares en el municipio, entre ellos Lucio Cabañas, Fidel Velásquez y La Orilla. Asimismo, las comunidades Las Guacamayas, con el arroyo Del Barco, que toma torrentes desde la zona de El Badén, arrastró los bordos y arrasó importante número de casas.

Sólo un año después, el ciclón “Kalvin” afectó considerablemente las enramadas junto al mar y población en Playa Azul y Las Guacamayas, centralmente por desbordamiento del río.

Crecidas de ríos cortaron la carretera costera de Acalpican de Morelos e incomunicó comunidades costeras como Caleta de Campos, Maruata y Cachán.

Después, en 1996, los ciclones Alma, Boris y Herman afectaron las colonias Tinoco Rubí y Samuel Ruiz. Para entonces, el reforzamiento del arroyo Del Barco en Las Guacamayas permitió evitar afectaciones mayores.

En 1997, los ciclones Guillermo y Paulin afectaron las tenencias de Acalpican y Playa Azul con fuertes inundaciones.

Ya en el 2000, el ciclón Norman dejó incomunicado completamente al puerto con Manzanillo, además de los municipios de Aquila, Coahuayana, Chinicuila y Coalcomán.

En 2013, el gobierno estatal declaró “zona de desastre” en Lázaro Cárdenas, tras los estragos que dejó a su paso la depresión tropical Manuel. Cientos de viviendas se perdieron, el Tecnológico local funcionó como albergue, se desbordó el Balsas afectando poblaciones de Guerrero y Michoacán. Quedó incomunicado el Puerto por la Costa y la carretera Siglo XXI.

En octubre de 2015, el huracán Patricia provocó caídas de árboles, deslaves, inundaciones y encharcamientos en la ciudad y tenencias de Lázaro Cárdenas, especialmente La Mira y Playa Azul.

En ese entonces, hace cuatro años, las lluvias provocaron el desbordamiento del río de la localidad Chucutitán, lo cual arrastró, además, con varias cabezas de ganado y afectó huertas de mango y de palma de coco.

En junio del año pasado, las fuertes lluvias en este municipio, hicieron cerrar varias carreteras por inundaciones o deslaves. Los puntos más complicados fueron los tramos Lázaro Cárdenas-La Mira, donde se truncó la carrera a la altura del fraccionamiento Puerto Nuevo, igual Acalpican hacia la costera, y Playa Azul-La Mira.

Si hoy se presentara una lluvia atípica o fenómeno hidrometeorológico, la población estuviera aun en mayor riesgo por la lenta limpieza de canales pluviales, “pero chance y seríamos noticia nacional”, bromeó un ex funcionario de Protección Civil, con el que consultamos algunos datos.