Cumplió 9 años el primer puente basculante de México, el Albatros

0
111
El puente Albatros, el pasado 6 de junio cumplió nueve años de haber sido inaugurado por el entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Por Rafael Rivera Milán

El pasado 6 de junio, el puente Albatros, el primer puente basculante de México, cumplió nueve años de los 25 que tiene pronosticado como vida útil; fue inaugurado en el 2010 por el entonces presidente de nuestro país, el panista Felipe Calderón Hinojosa. Su aniversario, pasó desapercibido para autoridades y usuarios de esta moderna infraestructura con que cuenta el puerto michoacano.

De acuerdo a datos que se conservan de esta magna obra, construida por Tradeco, se inició su edificación a finales del 2005 sobre la parte final de la desembocadura del brazo derecho del río Balsas, generando unos 2,400 empleos directos e indirectos, y cuyo costo se elevó de los cerca de 500 millones de pesos presupuestados en un principio, a poco más de 700 millones de pesos con recursos de la Administración Portuaria Integral de Lázaro Cárdenas.

El puente une el Recinto Portuario de Lázaro Cárdenas, ubicado en dos islas la de En Medio y la del Cayacal, y esta obra producto del ingenio mexicano con tecnología alemana, evita desde hace nueve años que cerca de cinco mil vehículos mensuales transiten diariamente por las calles de Lázaro Cárdenas y las destrocen como ocurría antes, al hacerlo ahora en forma directa de y hacia la autopista Siglo XXI y al interior de todas las terminales portuarias.

Sus dos hojas son empujadas por cuatro pistones construidos en Alemania y la carga de ambas “alas” del Albatros se sostienen en dos ejes también fabricados en Europa con acero especial de alta capacidad para soportar el peso. Se dijo que cada seis meses tendría mantenimiento y tendrá una vida útil de 25 años.

Cabe señalar que el pasado primero de junio, con motivo del cierre de festejos del Día de la Marina, el puente fue iluminado de manera especial, con mano de obra local del contratista Macario Guerrero de León, para que por la noche de ese día sirviera de un espectáculo de pirotecnia.

Tiene 2.5 kilómetros de largo, de los cuales 60 metros conforman la parte levadiza y 16 metros de ancho,

Constituyéndose como el primer puente con sistema basculante del país, la operación de levantamiento, así como la de su descenso, se realiza en aproximadamente 15 minutos. Esta maniobra se realiza gracias a sistemas hidromecánicos instalados en las dos pilas centrales, los cuales están unidos al tablero y provocan que éste se deslice con el avance de los pistones, generando así la apertura del vano central de la estructura.

El Puente Albatros permite el paso de buques de hasta 24 metros de manga, o ancho, lo cual da margen para que cualquier buque de la Armada de México, transiten sin dificultades, entre ellos el buque escuela Cuauhtémoc. Como símbolo de progreso, el Puente Albatros es también un icono de la magnitud de la infraestructura que el Puerto Lázaro Cárdenas representa para el país. Cuenta con 12 mil 262 metros de pilas de concreto y acero, afianzadas a 13 metros del subsuelo en el lecho del río Balsas.

Esta obra reduce en por lo menos 8 kilómetros el transporte de contenedores u otro tipo de carga de y hacia la Isla de En Medio al cruce con el puente Dr. Ignacio Chávez, que está sobre la desembocadura del brazo izquierdo del río Balsas, en la Autopista Siglo XXI, que divide a Michoacán con Guerrero.

El pasado primero de junio, autoridades civiles y militares e invitados que acudimos a alta mar a bordo del buque Holzinger de la Armada de México y de varios remolcadores, a depositar una ofrenda floral en memoria de los marinos caídos en el cumplimiento de su deber, pudimos observar el espectáculo que representa la apertura de las dos alas del Albatros, para el paso de este tipo de embarcaciones.