Servicio Social

0
180

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Esto del Servicio Social fue una invención gubernamental de dar un año de servicio gratuito a la población alejada de la civilización, pero esto nunca ha sido cubierto, esas instituciones obtienen mano de obra barata y dan un servicio que les correspondería dar a ellos, con mejor calidad, otorgando un médico de base bien pagado y un pasante (que así nos llamamos en ese periodo), para dar una mejor atención y enviar medicinas y recursos, ah pero eso sí, nos mandan solos como pasantes a la sierra, a la tierra de nadie, donde hicieron un edificio medio nuevo, medio acabado, medio surtido y ahí nos ponen a dar consulta, para ayudar a una sociedad, con más carencias de comida y cultura que de servicios médicos.

Sí les hace falta, yo no digo que no, pero preferirían comer a que les quitaran los parásitos, mandan a médicos recién egresados, que hacemos nuestro mejor esfuerzo, pero siempre será poco ante tanta carencia, ante tanta problemática de salud crónica y deterioro social, a mí me tocó dar recetas de medicamentos que nunca se iban a comprar porque no había, bueno, ni farmacias y el Centro de Salud donde estuve yo, no tenía medicamentos, yo asistí a un Centro de Salud C de SSA, en Guanajuato, muchas carencias, se trabaja más con amor y ganas, que con recursos, ah pero eso sí, hay que ir cada mes a la cabecera municipal a entregar la lista de TODO lo que se hizo, y recibir regaños, porque la gente del pueblo se va a quejar porque no hay medicinas, no hay material de curación, y se les cobra la consulta a 20 pesos y ellos saben que es gratuito, y un parto a 500 pesos, sabiendo ellos, que es de 150 pesos, que ni esos dan-

Estamos expuestos, muy expuestos, ya que la población no entiende como nos mandan, y lo peor aún, los sigue mandando 40 años después, y parece que no pasa el tiempo en eso, ha habido casos que incluso linchan a los doctores por no tener medicinas o por algún mal trato que se le dio a algún familiar o hija, según la población.

No se crea, es hasta peligroso ir al Servicio Social, y lo más penoso, al igual que hace 40 años, no se resuelve nada de las carencias y el retraso social de esas comunidades, están exactamente igual, y a veces hasta peor que antes, bueno, ahora la población más empoderada con los Derechos Humanos, porque ahora sí linchan a los médicos o de plano los desaparecen.

Es un requisito indispensable para graduarse y lo tomé con resignación, tenía que hacerlo y era el tiempo que disponía para estudiar si quería seguir estudiando ahora para preparar el examen nacional de la residencia, hoy ENARM, en mi época lo presentábamos 10 mil y nos quedábamos a especialidad de 2500 a 3000, tres de cada diez, ese era mi objetivo, así que me fui, trabajé ahí 6 meses. Por escasez de recursos y economía, ese Centro de Salud cerró, y justo a los 6 meses me regresaron a Naucalpan, Estado de México, a un lugar que se llamaba Loma Colorada, adelante del Molinito, ahí terminé, en la mañana consultas y en la tarde estudiando, leí e hice resúmenes de Medicina Interna, Ginecobstetricia, Pediatría y claro, Cirugía General.

Por las noches conseguí un trabajo en una clínica donde eran pacientes subrogados del IMSS, del hospital de Traumatología y había hasta 25 a 30 pacientes en la noche, pasaba la visita y el resto era para estudiar nuevamente, todo ese año por más de 8 meses fue estudiar, estudiar y estudiar, preparando el examen nacional y haciendo tiempo para culminar el año de Servicio Social y cumplir con los requisitos para graduarme, y estar preparado para el examen nacional.

Las anécdotas en si cuando estaba en Guanajuato, 6 meses, era no pelearme con la población y tratarla bien, pero aun así en la cabecera municipal me iba mal, supe después que esa plaza se cerró y que la gente quemó ese centro de salud, no había mucho, pero lo poco que había lo quemaron y supe también después que una doctora de ahí cerca fue secuestrada y muerta.

En Naucalpan era más Light, no era un Centro de Salud, ya que era por parte de la UNAM, y era un consultorio anexo a una Iglesia Católica, pero sí había más medicinas, más consultas, ya que la gente donaba medicinas y se podía trabajar mejor, me fue bien ahí como médico y socialmente, acudí a muchas quinceañeras y a muchas fiestas y si tuve mejores recuerdos.

Ya para terminar mi Servicio Social, me enteré que un compañero de la carrera, que estaba haciendo su servicio en Chiapas, vivía justamente ahí en esa colonia, así que al final del año de servicio, yo comía diario y ocasionalmente dormía en casa de Alejandro, en su recámara, ya que él estaba en Chiapas.

Terminé mi Servicio Social más a fuerza que de ganas, pero yo ya estaba preparando mi Examen Nacional. Actualmente existen muchas plataformas y programas para estudiarlos, desde muy económicas hasta muy caras, en mi época era con los libros y haciendo apuntes, horas, horas y horas, resolver exámenes de todo tipo y de todo grado de dificultad y sobre todo de todas las áreas de la Medicina, preparando el tan famoso Examen Nacional para Residencias Médicas (ENARM).

Gracias.