Tercer año de Residencia de Cirugía General

0
243

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

De la noche a la mañana, siendo R2, ya soy flamante R3, el residente de mayor jerarquía en el Hospital, con el fuero suficiente para maltratar a todos los R de abajo, pero en nuestra generación creamos el compromiso, entre mis compañeros y yo, de no maltratar a los residentes de menor jerarquía, como nos maltrataron y nos castraron a nosotros, y así lo hicimos, respetamos a nuestros compañeros de menor jerarquía, ah pero sí les exigíamos para que fueran mejor preparados y al irnos nosotros ellos siguieran con la idea de no ser tan castrantes con los de abajo. No supimos si lo siguieron haciendo, pero lo más probable es que no.

En la guardia del Hospital de Especialidades de La Raza, un R3, de Cirugía General, es el jefe de la Guardia, y ese día debe de entregar la Guardia en Enseñanza con un censo de camas y pacientes graves, y además es el responsable de todos los residentes de menor jerarquía en la unidad, era un puesto aleatorio, el R3, y a mí me tocó en algunas ocasiones.

Rotábamos 4 meses fuera de la unidad y nos mandaban a unidades de IMSS/COPLAMAR de aquel entonces, a donde nos mandaban a cuatro R3, uno de pediatría, uno de medicina interna, uno de ginecología y claro, uno cirugía general, que era yo, así se tienen las 4 especialidades troncales.

A mí, por suerte me tocó en los primeros 4 meses saliendo del R2, directo al R3 a Jalpan de Serra, Querétaro, un poblado enclavado en la Sierra Gorda de Querétaro, a 100 km de Cadereyta, Querétaro y como con 200 curvas antes de llegar a Jalpan, poco antes de Jalpan  estaba Pinal de Amoles, ahí hay un sitio encantador conocido como “la Puerta del Cielo”, llamada así porque al ir en la carretera, en una zona sumamente boscosa cerca de Pinal de Amoles, y en una zona de la carretera en donde en una cuesta que tiende a subir y viniendo desde abajo para llegar a la cima, y además observando pinos de ambos lados de la carretera, y ahí arriba está esa famosa puerta del cielo, se trata un lugar bellísimo, está efectivamente como si fueras a entrar al cielo pero sobre la carretera simulando cuando estás en la cima de una montaña rusa y siguiera la caída, solo que aquí sigue la carretera rumbo a Jalpan de Serra. Cuatro meses de mi vida de R3 me las pasé ahí, en el estado de Querétaro.

Todo lo quirúrgico allá en Jalpan, durante esos meses de marzo, abril, mayo y junio de ese año era manejado por el R3, o sea yo, apéndices, vesículas, circuncisiones, atropellados, PAF (proyectiles de arma de fuego), lunares, tumores, en fin, todo lo que fuera cirugía era mío, venía del R2, muy accidentado y sufrido, pero sí aprendí, y vaya que ya había operado, así que me dediqué, lunes y miércoles consulta externa; martes, jueves y viernes, cirugía programada, a operar todo lo que podía, bueno hasta al párroco de Jalpan operé, le retiré unos lunares de la cara.

Un caso que me tocó, ya en mi R3, allá por mayo, una chica de 24 años de edad, en una guardia del fin de semana; el fin de semana nos quedábamos un residente quirúrgico y un residente médico, yo hacía guardia con el pediatra y el ginecólogo hacía guardia con el Internista, el fin de semana que yo estaba, me tocó con el pediatra y fui a urgencias a valorar a esta chica de 24 años, pálida, muy, muy pálida, con taquicardia y con dolor abdominal intenso, con un cuadro de abdomen agudo, clásico, era quirúrgico, había que operarla, pedí los exámenes para poder programar la cirugía, y la Bh mostró una Hb de 8.0, no teníamos ni Rx ni ultrasonidos, así que opté por hacer una punción abdominal, y observé que había sangre, mucha sangre, esta mujer estaba sangrando en cavidad, pedí una prueba llamada PIE, estaba embarazada, así que estábamos frente a un embarazo ectópico muy seguramente roto y sangrante, teníamos que operar de urgencias y no contábamos con sangre, así que la programé inmediatamente para quirófano, la vida de esta mujercita estaba en peligro y debíamos operar ya.

El anestesiólogo fue Honorio Valdez, ahí me ayudó como primer ayudante el Pediatra llamado Raúl, y opté por ingresar al abdomen en una laparotomía media infraumbilical, y después de hacer las correspondientes incisiones en la piel, tejido celular subcutáneo, aponeurosis y separar los músculos rectos del abdomen, logro identificar el peritoneo, pero aparentemente transluce sangre, y efectivamente al hacer la incisión en el peritoneo y abrirlo, obtengo aproximadamente un litro de sangre libre en la cavidad abdominal, la sangre, querido amigo lector, es muy escandalosa, mancha todo, debimos aspirar y debimos aplicar mínimo 5 compresas de esponjear para sacar y dejar limpia la cavidad, y a buscar el sitio del sangrado inmediatamente que de hecho es lo que se hace, y logré identificar los ovarios normales, pero en el oviducto, o trompa de Falopio del lado derecho, se apreciaba un embarazo extrauterino roto y sangrando, la verdad no era mucho el sangrado o sea no era a chorro, pero sí era constante, opté por hacer una resección de la trompa del lado derecho, salpingectomia del lado derecho, la sangre al estar libre en cavidad es muy doloroso, por eso dio el cuadro, la operamos y  después de operarla mejoró sustancialmente, su evolución fue a la mejoría, pero teníamos el gran problema de la anemia, debíamos de transfundir, pero no teníamos sangre, la pedimos a Valle Verde, que está como a una hora y sí, la conseguimos, se la aplicamos y esta chica evolucionó hacia la mejoría muy rápido, de aquí concluí juventud divino tesoro.

Gracias.