Trasplante hepático

0
138

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

El trasplante hepático se inició desde los años 1980, en USA, Pensilvana, Dr. Thomas Starzl, pero hasta hace 20 años el TH (Trasplante Hepático) es el tratamiento de elección para enfermedades hepáticas que cursan con insuficiencia de ese órgano.

Las técnicas quirúrgicas han mejorado enormemente, los cuidados post operatorios con unidades de terapia intensiva postoperatoria de muy buena calidad, han hecho que el trasplante hepático sea una realidad actualmente.

Desgraciadamente la disponibilidad del órgano hace que se vea frenado el poder brindarlo fácilmente a cualquier paciente que presente una falla hepática grave aguda o bien una cirrosis.

Para poder ser totalmente parejos existen protocolos perfectamente establecidos para decidir cuál paciente es el que se va a someter a un trasplante de hígado, y sobre todo la lista de donadores se ha mejorado, ya que se ha hecho una labor adecuada para poder conseguir hígados para trasplantes.

La pregunta que siempre nos haremos ¿cuándo trasplantar? Independientemente de la causa de la falla, valorar si el paciente es candidato a prolongar su vida, siendo un paciente no diabético, no HIV positivo, y que el receptor esté apto para recibir ese hígado.

Se debe pensar que no todas las fallas hepáticas son susceptibles de trasplantarse, y no todas las cirrosis se trasplantan, no se puede pensar que entre más temprana se diagnostique una cirrosis se podrá trasplantar más rápido, no, esta premisa no se lleva a cabo en el trasplante de hígado, en este caso hay que esperar a que la falla hepática sea irreversible para someter a un paciente al protocolo de trasplante.

Para valorar un paciente a trasplante se debe considerar la clasificación de Child-Pugh, que otorga puntuaciones por letras; A de 5 a 6 puntos, B de 7 a 9 puntos y C de 10 a 15 puntos, y los puntos  se van otorgando según el paciente presente ascitis (líquido libre en cavidad), 1 punto si es ausente, 2 puntos si es leve y 3 puntos si es moderada a grave, toma en cuenta la encefalopatía 1 punto si está ausente, 2 puntos el  grado I a II, y 3 puntos  si es grado III a IV, si las bilirrubinas están debajo de 2 es un punto, de 2 a 3 son  2 puntos y las bilirrubinas arriba de 3 es para 3 puntos.  Albumina arriba de 3.5 se le otorga 1 punto, de 2.8 a 3.5 se le otorgan 2 puntos y debajo de 2.8 es para tres puntos, y por último se considera el tiempo de protrombina; 1 punto de 1 a 3, 2 puntos de 4 a 6 y arriba de 6 puntos es para 3 puntos, se suman los puntos obtenidos en todos estos  parámetros y se le da la clasificación.

Esta clasificación de Child, se ha ido cambiando desde 2007 aproximadamente, por la MELD que quiere decir Model for End Stage Liver Disease, ya que es más objetivo y toma los valores séricos de bilirrubina, creatinina.

Las indicaciones para trasplantar,/child B-C, MELD mayor o igual a 15, /MELD  menos de 14, se debe considerar adecuadamente por el consejo de trasplante, /Valorar adecuadamente las enfermedades concomitantes como diabetes o Hipertensión arterial y obesidad, para poder aceptar a un paciente a trasplante hepático.

El cáncer de hígado también es susceptible a trasplante, y entran los criterios de decisión para trasplantar el hígado los criterios de Milán, nódulo único menor de 5 cm o menos de 3 lesiones menores de 3 cm cada una, arriba de eso ya no es operable, los criterios de UCSF, lesión única de 6,5 cm, 3 nódulos de 4.5 y que en total tengan un diámetro menor a 8 cm en total. Y el criterio de Up to 7, suma del tamaño del tumor más grande, menor a 7.

Como ve, querido amigo lector, los criterios no son sencillos, y los hospitales deben ser de tercer nivel, con todos los adelantos científicos y de soporte para llevar una cirugía de trasplante de hígado.

Gracias.