Cuadros diarreicos del verano

0
242

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Estamos actualmente en la justa época de verano, el calor en exceso y con esto los golpes de calor, las deshidrataciones, los dolores de cabeza al estar expuesto al sol, el mal genio por ese calor sofocante, el sudor persistente y el buscar un lugar con sombra o que tenga aire acondicionado, pero todo esto no es nada al lado de un punto que cada año se lo recordaré, querido lector, la descomposición alimentaria.

Así es, los alimentos al prepararlos debemos tener mucho cuidado, ya que solemos prepararlos y dejarlos largo tiempo sin refrigeración y esto, querido amigo, hará que las bacterias que no descansan se multipliquen, y todo esto en base al exceso de calor y al disminuir  rápido la temperatura de los alimentos después de su cocimiento será menester una vez que se enfríen refrigerarlos, en ciertas temporadas del año como en diciembre, enero o febrero, sí nos podemos dar el lujo de dejar la comida fuera del refrigerador con lo que no sucederá nada, pero digamos que usted preparó e hirvió frijoles a las 12 del día, los tiene listos a las 13 horas, una de la tarde, se enfría en 30 minutos, así que tiene usted una hora y media a dos horas para refrigerarlos, de no hacerlo, paulatinamente la temperatura alcanzará su estabilización y se iniciará la descomposición alimentaria, por la proliferación bacteriana, y esos frijoles que usted coció a las 13.00 horas ya terminados se quedan toda la tarde fuera del refrigerador, la descomposición será inminente y si alguien se los come en la noche ya podrá comer un gran número de bacterias, que le generarán cuadros diarreicos, de una a dos ocasiones, o bien desencadenar un cuadro infeccioso severo, dependiendo el número y cantidad de bacterias que usted haya ingerido.

Lo mismo pasa con todos los alimentos, de aquí que debamos estar atentos con los tiempos después de su elaboración, para poder refrigerarlos, si usted no cuenta con refrigerador o no cuenta con lugar donde almacenar frío el alimento, solo prepare el que calcule usted que van a comer con su familia, si elabora más y al no tener donde refrigerar, estará expuesto a infecciones gastrointestinales.

La comida fuera de casa reviste un cuidado muy especial, vea donde va a comer, verifique la higiene del lugar, observe el aseo de la cocina y del baño y si cuenta con aéreas limpias y con refrigeradores, tome en cuenta, sobre todo las salsas, las colocan en el salsero a las 8 am, y no se termina y solo la van re-abasteciendo, rellenando las veces que sea necesario, y si usted tiene suerte podrá tomar de la salsa que pusieron recientemente y que ojalá esté refrigerada, igual y tampoco está, pero si le toca de la salsa que pusieron desde las 8 am, esa ya está contaminada por innumerables bacterias, ya para las 13.00 horas, puede suceder que su intestino las ingiere y alcanza a defenderse adecuadamente y no le ocasionan ninguna infección o rechazo, pero si la cantidad de bacterias es muy alta, la reacción del intestino inmediatamente será tratar de sacarlas, como con vómito o con diarrea, e inician los cólicos y los despeñes diarreicos, ahí está claramente la situación de una gastroenteritis desencadenada por la descomposición alimentaria.

Igual sucede con las nieves, si por alguna razón esa nieve o paleta se les descongeló en el proceso de traslado aunque sea parcialmente, esa paleta estará contaminada por algunas bacterias, asimismo el agua que tomamos de esas que se venden en la calle, para ingerirlas debe estar elaborada con agua de garrafón purificada y con hielo también purificado, y nunca sabremos con que agua lo elaboraron y que hielo le aplicaron a esa agua, si preguntamos al que la vende seguro que nos contestará que con agua de garrafón y con hielo bien puro, pero en realidad lo desconocemos y volvemos al tiempo y el dulce que le colocan a las aguas, el deshielo que sufrirá al caminar con sus aguas a la intemperie y como están sin protección la proliferación bacteriana será peligrosa, cuídese.

Gracias.