La enfermedad de la belleza

0
146

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Desde mediados del siglo pasado, 1950, el estereotipo de la belleza fue cambiando, y paulatinamente los cánones de la belleza se hacían más exigentes y más excéntricos diría yo, ya que para que una mujercita alcance el estándar de belleza que se le exige en la  sociedad actualmente, deberá ser sumamente delgada, muy finita y de facciones faciales siempre afiladas, y esto, querido lector, será prácticamente imposible.

Así tenemos que los estándares de belleza actual, dictada por diseñadores de la moda que colocan literalmente a niñas de entre 11 y 14 años en una pasarela extremadamente delgadas, y colocan aparte de todo en las revistas como clave para ser aceptada en sociedad y en grupos sociales ser bella, y colocan a modelos que rayan literalmente en la caquexia (sumamente delgadas) con un Índice de Masa Corporal debajo de 18, y si un ser humano femenino no logra esos estándares que reconozcamos serán imposibles sin poner en juego su salud y su propia vida.

Cuántas modelos han muerto por pretender llegar a esa belleza, y les generan una anorexia o una bulimia y una desnutrición severa, y de no hacerlo o estar cerca de ellas, serán feas, gordas y fracasadas, de aquí es donde yo manejo que esta belleza ya llevó a la sociedad a una enfermedad la cual llamo yo la “enfermedad de la belleza” y piensan estas pacientes como no logro disminuir de peso, soy fea, gorda y me deprimo, nadie me quiere y soy un fracaso social porque no me parezco a esas muñecas que colocan en desfiles de moda o en revistas, lo tengo que hacer rápido, pues me opero, al fin ahorro, todo el ejercicio, todas las dietas y más rápido llego a verme como las modelos y sea mejor aceptada en la sociedad y por ellas mismas.

Esta enfermedad de la belleza se vive desde la infancia, vemos cómo en las sociedades, casi en todas ellas, las niñas van siendo educadas para agradar, y agradar a la vista, si la niña tiene la gracia y la diosa fortuna la favoreció genéticamente de ser bella físicamente,  será un poco peor para ella conforme su cuerpo vaya cambiando de niña a mujer, se verán cambios que inevitablemente harán que las miradas de los hombres se dirijan a ellas y sean vistas con ojos ya no de niña sino de señorita, con cierta tendencia de atractivos de cara, de cabello, de cuerpo, que tendrán ya tendencia a una connotación incluso sexual, una enfermedad social, si definitivamente si lo es.

Quiénes o quién le autorizó a diseñadores de moda, productores de televisión y telenovelas, a editores de revistas femeninas y a los directores de películas, a exigir tanta belleza, según ellos y lo peor aun, que la gran mayoría de las mujeres no lograrán y vivirán amargadas, frustradas, odiando el ejercicio, odiando estar a dieta y antes peor por las depresiones que les ocasiona no llegar a su peso y que el resto de la sociedad se lo recuerde solamente diario, con aseveraciones como son estas ¿pero qué te pasó, si eras delgada? ¿Estás mal de la tiroides? ¿No me digas, te deprimiste y comiste como puerco y engordaste?, y no solo de extraños, sino de la propia familia.

Sí hay que estar en peso, si hay que manejar unos índices de masa corporal adecuados, tal vez ligeramente arriba de lo ideal, pero no hacia abajo en exageración ni hacia arriba a obesidad, si estas chicas se ponen a llevar las dietas adecuadas para estar como las revistas y Televisa quieren, se le generará alguna de las enfermedades del tipo de la alimentación. Y esto en vez de engrandecernos como sociedad, nos expone como verdugos exigentes a unas chicas, que desafortunadamente encaran en su gran mayoría la terrible realidad de no ser tan bonitas, de no ser tan flacas, de no ser tan esculturales, como para desencadenar que todos los hombres las volteen a ver, y no como mujeres sino como un objeto sexual.

Difícil lograr esa estabilización entre sociedad, estándares de belleza y la real familia, como la tuya, la nuestra, que es donde chocan todas esas problemáticas y hacen que las chicas en su gran mayoría, de todo tipo de sociedades, se vean feas, gordas, deformes, horrorosas, orejonas, dientonas, que desgraciadamente las llevará a problemas como depresión, bulimias, caquexia, anorexia nerviosa, obesidad mórbida, y en algunos, no pocos casos, hasta el intento de suicidio, y todo por no parecerse a esas princesas de Disney, a esas supermodelos que aparte de ser bellas fácilmente poseen un cuerpo extremadamente delgado.

No hay sociedad en el planeta tierra que no se viva esta patología, seamos más condescendientes con esas chicas y como les digo en mi consulta, la mujer siempre será bella, y si está en su peso y no es súper flaca y súper gorda estará mejor, pero debe ser aceptada como es esa mujer, ya que una mujer siempre será bella.

Gracias.