Enfermedad diverticular del colon; manejo actual

0
247

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

La enfermedad diverticular del colon es una enfermedad generada por el aumento en la presión intracolónica, por alimentaciones baja en fibra, favoreciendo la formación de divertículos  (especie de sacos que desarrolla el colon por el exceso de la presión interna), con un tránsito intestinal lento, prolongado, que hará un cambio obligado en la flora intestinal, con la consecuente inflamación de la mucosa del colon, llamada colitis, que cuando se inflama y se infecta generará problemas infecciosos.

Cuando un ser humano cuenta y tiene varios de esos sacos formados por los cambios en la presión intracolónica, se llamará diverticulosis, y si esta mucosa está inflamada e infectada se llamará diverticulitis. Y una diverticulosis puede pasar años completamente asintomática, pero cuando se inflama, o sea se hace una diverticulitis por la inflamación, ya desencadenará sintomatología dolorosa abdominal, que puede llegar a complicarse con un absceso, con una fistula, con una obstrucción y hasta con una perforación.

Esta diverticulosis se generó en ese colon por una disminución en la elasticidad de la pared, por una estenosis de la pared colónica, que disminuye su movilidad haciéndola más estática, con una peristalsis muy disminuida, situación que hace que aumente la presión en las paredes del colon, incluso tiene mucha participación la microbiota, que son las colonias de bacterias que presenta en el intestino, tanto buenas como malas, saprofitas y/o patógenas.

Todo lo anterior como preámbulo para llegar al objetivo del presente artículo, el manejo actual de la enfermedad diverticular, desde siempre el tratamiento de esta enfermedad  ha sido dirigido a manejar las diferentes presentaciones que puede llegar a tener esta enfermedad, cuyo objetivo principal es y será, tratar los síntomas que tenga ese paciente y evitar las complicaciones.

En la diverticulitis asintomática, como no sabemos que el paciente la padece y no ha dado síntomas, es solamente llegar a pensar si es un paciente con dieta seca, no toma agua, es estreñido y ha padecido de colitis en largo tiempo, es un candidato a presentar divertículos y los debemos buscar intencionadamente aunque en la exploración física será sumamente difícil si debemos pensar en realizar estudios que nos den la información para detectarlos aun asintomáticos, como TAC, resonancia magnética o un colon por enema, y si se confirma mantener una vigilancia estrecha cada 6 meses, y algo sumamente clave su dieta, se deberá llevar a la perfección y no comer ningún alimento que tenga semillas como la tuna, la guayaba, la uva, el kiwi.

Manejo de la enfermedad diverticular sintomática no complicada, se debe insistir en el consumo de fibra en polvo literalmente permanente, aunque se encuentre bien de salud, así como rifaximina en forma aleatoria y profiláctica.

Colitis segmentaria asociada a enfermedad diverticular, afortunadamente es bajo el porcentaje y el manejo con la mesalazina es estupendo.

Cuando ya exista una diverticulitis más de 20 % de los pacientes con diverticulosis llegarán a padecer una diverticulitis, que generalmente será en base a una alteración alimentaria, y de estas más del 85% tienden a resolverse solo con medicamentos, hidratación y esquema doble de antibiótico, de aquí que es menester que sea valorado el caso por el área quirúrgica, ya que solo se operarán las diverticulitis que sean complicadas.

Y deben ser perfectamente valorados antes de llevar al paciente a quirófano, la pregunta clásica ¿ha cambiado el manejo de la diverticulosis con el tiempo?, realmente poco o nada, lo que sí le puedo decir que ya no se operan tanto como antes.

Gracias.