Las drogas exterminan a cualquiera

0
1167

Por Ernesto Salayandía García

La familia alcohólica

El adicto, el borracho empedernido, el mediocre, el mentiroso, el mal hecho, el corrupto, el mal servidor, aprende sus patrones de conducta en casa, a ese niño irreverente, ingobernable, berrinchudo, no se le enseña lo que es el respeto, no se le ponen los límites a tiempo y adquiere la soberbia de su ser, se convierte en el niño caime mal, capaz de golpear a su madre y hermanos, capaz de retar al padre y ser un verdadero problema de convivencia en su escuela, es fácil detectar a esos niños, que son candidatos a convertirse en drogadictos, rateros, ladrones, malos servidores públicos, porque crecen sin hábitos, ni patrones de conducta, crecen sin la más mínima noción de lo que es el respeto, esos niños, mal educados, mal comportados, son quienes portaran las amenaza de adultos y serán capaces de descargarla ante cualquiera, la mediocridad, se contagia, sé hereda y se aprende en casa, se es perezoso, conformista, tramposo, indeciso, se es engañifa, carente de orden, madures y de compromiso, un mediocre, lo es de por vida, mientras no quiera cambiar sus conductas toxicas, por ello, no hay recuperación en el mundo de los adictos, salvo sus honrosas excepciones, un mediocre, cree que su madre siempre va a estar ahí soportando su vida ingobernable, cree que cada vez que toque un fondo, habrá de aparecer la madre rescatadora y salvarlo una vez más, mientras continuara atascándose de sustancia y tocando más y más fondos, la familia se enferma más que el adicto y es el cuento de nunca acabar,. El que nace para maceta, de corredor no pasa.- La madre o la esposa de un adicto mediocre, crece en su neurosis, se torna mecha corta, explosiva, intocable, el adicto le robo la paciencia, le robo la dignidad y tarde que temprano, se cansa y lo manda a freír espárragos, decisión tardía que debió haber asumido cuando la adicción apenas y surgió, hay adictos que son la maldición de la familia y son expertos en desmoronar el hogar, el llevarlos a la quiebra económica, simplemente porqué el adicto es un mediocre empedernido, bueno para nada, un cero a la izquierda, con quien puedes hacer un gran negocio, comprarlo en lo que vale, es decir, un cacahuate y venderlo en lo que él cree que vale, sintiéndose , el Rey de Inglaterra y ese es el sello de distinción de un adicto como yo, creerse superior a cualquiera.

El origen de la enfermedad cosa de 5 años cuando tuve la oportunidad de tratar de ayudar a un par de jóvenes prendidos de la marihuana recuerdo que en mi estudio nos reunimos con sus papás y estuvimos hablando de la marihuana por aquella época el movimiento para legalizar la marihuana era muy fuerte con argumentos que en mi opinión no tenían sentido y ahora el tiempo me da la razón yo afirmó afirmaba que esta droga daña severamente el cerebro lesión a la memoria los reflejos y mata neuronas afirmaba también qué el consumo desmedido de marihuana engrandece la neurosis es decir un Marihuano mediocre se convierte en un soberbio iracundo en un ser Intocable irritable e inestable uno de estos jóvenes argumentaba que si el gobierno pretendía legalizar la droga está no era tan mala y qué el consumo que el ejercía era de uso recreativo y que no era una droga además que nadie había muerto de sobredosis de marihuana me debatía sobre los fondos que yo toqué como cocainómano y él defendía Qué es la droga no era capaz de provocar Tales delirios de persecución como los que yo parecía por mí compulsión a la cocaína ellos siguieron tocando fondos, Y por supuesto que la relación con sus padres se tornó por demás tóxica uno de ellos comenzó a fumar marihuana en su casa y el consumo era de una manera exagerada cuando sugerí al papa que lo corriera en su casa que le cerrara las puertas este se ofendió conmigo le parecía indignante sacar a su hijo de su hogar y el joven cada día se metían más problemas, cómo accidentes de tránsito, deserción escolar, riñas y por supuesto los pleitos neuróticos con sus hermanos y su mamá, la marihuana le había causado una neurosis impresionante, mientras tanto, el otro joven comenzó a perder su personalidad, a descuidarse, se llenó de tatuajes y descuido su higiene personal, entró en depresión y en una apatía total hacia su persona, con una autoestima baja y sin ganas de hacer nada el tiempo transcurrido y el tiempo me ha dado la razón, estos dos jóvenes como muchos más, tocaron fondo y se dieron cuenta de que mi advertencia era real y fundamentada, la marihuana es una droga terrible, propia de mediocres, que no tienen sentido por la vida y habrá quien o quienes el término les incomode, pero por ello la sugerencia habría que estudiar el significado de mediocridad, el origen de las adicciones está en los hogares disfuncionales, está en esas casas donde hay problemas emocionales, con padres distantes, enfermos, tóxicos, o padres aislados está también en la genética porque hay que recordar qué es enfermedad la que viene de padres a hijos a través de la sangre , viene de abuelos a padres y de una generación a otra y lo más triste es que los noviazgos que se casan desconocen los antecedentes genéticos del uno al otro como también desconocen los antecedentes neuróticos y de alcoholismo que hay, precisamente en todas las familias, de una u otra manera somos una sociedad enferma y quien esté libre de culpa que arroje la primera piedra, uno de ellos, de estos dos jóvenes, lleva dos meses limpio, dejo de fumar los 7 churros o más que se chutaba al día, lo que generó una pérdida de memoria que le perjudico en sus estudios, felizmente la recuperación ha sido benéfica y confirmo que mi advertencia era cierta y fundamentada, la marihuana atrofia el cerebro y todas las drogas te exterminan.

Una cruda realidad

En mis recorridos por los centros de rehabilitación donde convivo con menores drogadictos me toca conocer sus historiales y escucharlos en sus antecedentes y en sus resentimientos hacia la familia y encuentro factores en común la mayoría provienen de padres alcohólicos y adictos madres neuróticas abuelos con antecedentes de drogas y de alcohol han vivido en la vagancia y en el abandono total, se hicieron adictos no por contagio ni por la televisión mucho menos por la pandilla se hicieron drogadictos por la genética y porque huyen en cierta manera de sus casas no soportan los pleitos y los gritos de sus padres no hay orden no hay autoridad no hay respeto no hay ni un código de conducta que les permita ser hombres de bien la enfermedad nos hace trizas Y estos drogadictos lo primero que hacen es abandonar la escuela, claudicar a sus estudios y convertirse en unos verdaderos vagos y curiosamente las madres me preguntan porque mi hijo se hizo marihuana, si yo no fumo marihuana y el problema no es ese, el problema es la genética y el origen sin duda alguna es el ejemplo que como padre le diste a tu hijo, hay casos donde la huella del abandono pesa mucho ausentes de padre, ausentes de madre, ausentes de sí mismos y hay casos donde la sobreprotección y llamado a papacho también transforma la personalidad del adicto y este problema no puede ser tratado tan a la ligera, es una enfermedad perversa del alma es una enfermedad perra es una enfermedad que está en la sangre y que no basta con tapar la botella dejar de consumir, esta enfermedad es progresiva e incurable inmortal y yo sé qué mis textos hay quedan ya través de los años la gente puede despertar conciencia pero no puede hacerse responsable de esta condición ni de enfrentar la enfermedad porque, hay una cultura equivocada de tapar el pozo después del niño ahogado y ya que el niño está atrapado en el pantano de las drogas es cuando la familia comienza a reflexionar sobre el daño que ocasionó y comienza a buscar ayuda rogándole a Dios no encontrarla, Muchas gracias por tu atención y te recuerdo que me libros tienen el espíritu de prevención más vale prevenir que lamentar de lo contrario vive tu propia experiencia 614 256 85 20.