Gobierno federal ofrece apoyo para echar a andar la Lonja Pesquera y becas a hijos de pescadores

0
111
El llamado súper delegado federal en Michoacán, Roberto Pantoja Arzola, al hacer el ofrecimiento de diversos apoyos a la Federación de Pescadores Ribereños que encabeza Casto García Serna.

Por Rafael Rivera Millán

El gobierno federal, a través de su delegado en Michoacán, Roberto Pantoja Arzola, ofreció a los pescadores ribereños que dirige Casto García Serna, buscar el apoyo necesario para reactivar echar a andar cuanto antes la Lonja Pesquera, principalmente conseguir celdas fotovoltaicas o paneles solares para abaratar el costo de la energía eléctrica, así como la capacitación a mujeres e hijas de los llamados trabajadores del mar para incorporar a la familia en algún otro proyecto que pueda garantizar el que se le de valor agregado al producto que capturan diariamente y el otorgamiento de 140 becas para hijos y nietos de los pescadores, bajo el esquema del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

Durante la reunión del pasado jueves con autoridades de los tres niveles de gobierno y con la Federación de Pescadores Ribereños que dirige García Serna, el delegado del gobierno federal en este lugar, habló también de ver la posibilidad del dragado que requieren los pescadores en esa zona donde se ubica la Lonja Pesquera, para ir avanzando en su puesta en marcha en forma inmediata.

Dijo que en cuanto a las becas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, se ofrece integrar a este programa a diez jóvenes por cada una de las 14 cooperativas que conforman esa federación, por lo que serían un total de 144 hijos o nietos de pescadores, los que se estarían capacitando y recibiendo un recurso federal para que se puedan integrar de manera eficiente al esfuerzo que hoy realizan sus padres o abuelos.

Asimismo precisó con el ayuntamiento local y con la Administración Portuaria Integral de Lázaro Cárdenas, se buscará la forma de reactivar un viejo proyecto de hace dos o más gobiernos estatales planteados para el sector pesquero, consistente en identificar y construir un espacio más digno para que se pueda ahí comercializar el producto que ellos capturan en el mar.

“Aquí podríamos hacer la gestión con la APILAC e incorporar a la presidencia municipal para explorar la posibilidad de echar a andar ese espacio, pero no se haría nada que no tenga que ver con la anuencia o el aval de los pescadores”, concluyó.