LC, en una de las cinco rutas de cabotaje diseñadas por SCT

0
96

Por Francisco Rivera Cruz

Al resaltar que una ruta por mar permite ahorros de desplazamiento de entre el 30 y 50 por ciento, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), tiene preparadas cinco vías en la carretera marítima de México.

Una de esas rutas, contempla Manzanillo-Lázaro Cárdenas-Salina Cruz, dentro de un proyecto que se pondrá en marcha durante el primer trimestre de 2020.

Héctor López Gutiérrez, coordinador General de Puertos y Marina Mercante, de la SCT), subrayó que hasta la mitad de lo que se gasta por desplazar mercancías en carretera, se puede ahorrar y así se impulsan nuevas industrias al aprovechar los 11 mil kilómetros de costas que tiene México.

“Es un proyecto para reactivar la vida costera del país, generar empleo, evitar migración y de paso reactivar dos industrias: la marina mercante nacional y la de astilleros”, declaró.

El impulso al cabotaje iniciará con una ruta que enlaza al puerto de Veracruz, el cual está en proceso de ampliación con el de Progreso, en Yucatán, y luego otra que considera al puerto de Altamira, siendo la propuesta, iniciar en marzo del 2020.

Por lo que respecta al Pacífico, en este litoral están planeadas una ruta entre Manzanillo y Ensenada; una entre Manzanillo y Guaymas y la una tercera que una a las terminales marítimas de Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Salina Cruz.

Una ventaja de este corredor para mercancías es que evita los robos, ya que en el transporte por carretera y vías del ferrocarril, se registra en 2019 alzas de 10 por ciento en ese delito.

La Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), ve con buenos ojos el plan, que anota que para mover líquidos lo más eficiente es el ducto, luego el barco, el ferrocarril y el camión. Y para granos es el barco, el ferrocarril y al último el camión”, por lo que la vía marítima interpuertos abraza oportunidad de ahorros y seguridad a los productos.

El transporte por barco entre puertos mexicanos, tiene tendencia a la baja desde 1994, sobre todo con la firma del Tratado de Libre Comercio, ya que el aparato logístico se concentró en carreteras y camiones para responder a la integración natural con Estados Unidos.

El problema es que los gobiernos dejaron de impulsar el comercio de cabotaje, obligando a que desde 2005, cuando se puso atención a esta modalidad, se observó una disminución de 30% hasta 2018, de acuerdo con datos de la SCT.

Ahora mismo en México, el 56 por ciento del total de las mercancías se mueven en carretera y 32 por ciento por vía marítima, de la que 80 por ciento es carga internacional y el restante de producción nacional.