Oscar de la Peña, regidor sin partido, llama al Órgano de Gobierno al diálogo y a deponer actitudes y luchas estériles

0
73
Llama regidor sin partido, Oscar Daniel de la Peña Carmona al Órgano de Gobierno al diálogo y a deponer actitudes y luchas estériles.

El actual regidor sin partido en el cabildo porteño, Oscar Daniel de la Peña Carmona, tras de que el pasado mes de febrero renunciara al PRD, hizo un llamado a sus compañeros del Órgano de Gobierno al diálogo y la concertación, a deponer actitudes y luchas estériles en que se han enfrascado prácticamente todo este primer año de gobierno municipal, ello al abordar la tribuna como parte del orden del día de la sesión solemne de donde la alcaldesa Itzé Camacho rindió su Primer Informe de Gobierno, del que dijo, no era su función como regidor dar respuesta a lo que ahí se había informado, ya que para eso existían las instancias para hacer la glosa del documento y sus anexos.

En ese sentido, indicó que la población requiere toda su entrega, sin desvíos, toda su lucha y capacidad de servicio, de gestión, de concertación, de tolerancia. “La ciudadanía pide que hagamos a un lado los diferendos y enfoquemos el quehacer en lo que más importa, cumplir lo que se ofreció y hacer de este un municipio que se perfile a mejores horizontes con una mejor calidad de vida”, puntualizó.

 Mencionó que desde la posición que tiene en el Cabildo, ha acompañado las decisiones de la responsable de la administración; no le hemos regateado el apoyo, por lo que ahora es obligación entregar buenas cuentas conforme a la aplicación de las decisiones aprobadas.

Queda claro entonces añadió, que el trabajo realizado ha sido en dos vertientes; al interior de la administración, como se ha dicho, pero también en favor de la ciudadanía, de grupos vulnerables, con quien hemos mantenido un contacto diario y a quienes, desde las oportunidades que hemos tenido, se les ha brindado el apoyo en su gestión, pues afirmó que son ellos quienes cada día le dan la oportunidad de recordar que el ejercicio de servir es mejor que el de servirse y dar, siempre ha sido mejor que recibir, y jalar, es mejor que empujar, afirmó.

Indicó que dentro de las limitaciones naturales de presupuestación en el gobierno municipal, es urgente apuntalar la acción del área de Protección Civil Municipal, la acción de grupos voluntarios, que se agradece y se reconoce en todo lo que lo que vale, no exime a esta administración de la responsabilidad legal de ser quien establezca las acciones y dote de las herramientas necesarias que garanticen la certeza en esa materia a la ciudadanía.

En otro orden de ideas, dijo que ahora al no pertenecer a un partido político durante el ejercicio de su encargo como regidor, no le hace un regidor solitario. Todo lo contrario, le da la fortaleza y la fuerza moral para, desde la izquierda que no abandona, estar en línea por los derechos de los ciudadanos y de quienes lo llevaron a esta posición; a trabajar sin las ataduras que imponen luego los intereses partidistas, o los desvíos intencionales de intereses políticos ajenos a veces a este ayuntamiento.

He hizo la siguiente reflexión:

“Los regidores somos producto del voto popular, unos del voto mayoritario y otros del minoritario; nadie nos regaló nada. Quienes estamos aquí representamos las aspiraciones de quienes creyeron en los programas de trabajo que ofertamos en campaña y, ante la ley, todos somos iguales, nuestras voces en el seno del cabildo tienen el mismo valor.

Ser regidores “de oposición”, como luego se nos llama, no nos convierte en contrarios al interés general; ser de oposición significa convertirse en contrapeso a los excesos que pudieran cometer quienes, creyéndose mayoría, consideran tener la razón o peor aún, “imponer su verdad”. 

Ser mayoría en cabildo, no es sinónimo de que necesariamente la legalidad esté presente en los actos que se aprueban”, concluyó.