Albinismo

0
233

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Todos los seres humanos tenemos nuestro color de piel, los asiáticos, los africanos, los hispanoamericanos, incluso los americanos, aunque güeros sí  tienen color en su piel y ese color de piel es característico para cada grupo étnico.

Ese color de piel en cada grupo está determinado por la producción de melanina, hay una enfermedad que impide que la melanina tome su color adecuado a cada raza o grupo étnico, esta enfermedad es el albinismo, es un defecto hereditario en el metabolismo de la melanina, que impide que la piel tome el color indicado, quedando estos pacientes sin color de piel, a esos pacientes los llamaremos albinos, esto en base a que no tienen color en  el cabello, la piel, las cejas, los ojos, y al no tener esa protección desencadenada por la melanina, contra los rayos ultravioleta, son pacientes más expuestos a padecer quemaduras por el sol y hasta cáncer de piel.

El problema es de herencia, es genético, así que es raro que se presente; llega a presentarse en una de cada 17000 personas en el mundo, pero sí se presenta.

Como todas las enfermedades de la piel como psoriasis, vitíligo, el albinismo desencadena un total rechazo social, más por desconocimiento que por problema en sí, y hasta en algunos lugares como África, se considera que algunas partes del cuerpo de un albino, son hasta de buena suerte, poseerlas, como la sangre, los huesos o algún órgano, son usados como amuletos contra el mal de ojo.

En Tanzania, un mito urbano menciona tener partes del cuerpo de un albino te traerá suerte y riquezas, nada más alejado de la realidad, así que un paciente albino, aparte de pelear contra el sol que lo quema más que a cualquier persona, la luz que le molesta sus ojos enormemente, la facilidad de tener cáncer de piel, que va con ellos, también tienen que aprender a  lidiar con el rechazo de la sociedad, que los ve como bichos u objetos raros, y en algunos lugares, como le menciono, hasta su integridad física y su propia vida está en juego.

En África y Tanzania, los albinos deben ser alejados de la sociedad, a grupos y comunidades médicas de ayuda ya que pueden ser víctimas de persecución y hasta linchamiento y para colmo, en esos países la tasa de albinos es más común, de aquí que haya sociedades médicas y sociales de apoyo a este tipo de pacientes, sea fundamental para su vida.

Al norte de Tanzania se creó la Kabanga School, lugar donde se facilita que el paciente con albinismo esté aislado y reciba atención médica especializada, valorando sus problemas de piel y de vista evitando la ceguera y sobre todo protegiéndolos de los cazadores furtivos.

Estos niños albinos se queman fácilmente la piel por el sol, y mira que en África, el sol está todo el año, y sufren quemaduras que hay que atender, son niños que sufren una discriminación severa, pero son niños muy valientes y con alta capacidad de resistencia, niños tímidos y sumamente desconfiados, pese al temor de ser asesinados.

Tipos de albinismo:

El albinismo óculo-cutáneo, tipo 1, por defecto genético de la tirosina enzima, catalizadora de la melanina que le da color a la piel, hay subtipo 1 A, la forma más frecuente y común del albinismo, pero la más severa, donde la tirosinasa está totalmente inactiva y no hay nada de producción de melanina.

El subtipo 1 B, enzima mínimamente activa, produciéndose una pequeña cantidad de melanocitos lo que hace que su cabello pueda estar poco rubio o marrón, igual la piel un poco oscura pero blanca. Aquí el error es en el gen P, con una proteína defectuosa y genera pequeñas cantidades de tirosina y esta genera algo de color en los melanocitos.

Estas dos son las más comunes variedades de albinismo, existen la 2, la 3 y la 4, pero son raras.

Como aprecia, querido lector, no es contagioso, no es algo que el paciente haya adquirido por una infección y no es para rechazar a este tipo de pacientes, pero desgraciadamente la naturaleza humana tiende a rechazar lo que para ella es raro o inexplicable, y aquí el albinismo es un caso de estos, no rechacemos a un albino, entendamos su problema, entendamos que debe usar lentes oscuros, muy oscuros para que la luz no los lastime y que deben estar cubiertos de la piel, sobre todo si viven en zonas como la nuestra donde el calor y el sol son sofocantes, este tipo de pacientes termina viviendo en zonas donde no hay tanto sol y en zonas alejadas de grupos sociales para evitar ser estigmatizados, así es nuestra sociedad, ayudemos a que no sea así entendiendo estas patologías, y sobre todo a las personas que los padecen.

Gracias.