Fracturas

0
174

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Una fractura ósea o de un hueso se define como la pérdida de la solución de continuidad de un hueso, esto dicho de otra manera es la interrupción de una forma normal del  hueso,  pero también de un cartílago.

Son muchos los factores que hacen que un hueso se rompa, que pierda esa solución de continuidad que debe permanecer para tener una adecuada función dentro del esqueleto.

Las causas son desde habituales, por insuficiencia o patologías, y aquí entra la osteopenia y la osteoporosis como principales actores, y la más común por fatiga o estrés, y este último es por un traumatismo directo.

Una fractura simple o cerrada es aquella fractura que no daña la piel y queda dentro del cuerpo, sin exponer ninguna parte de ese hueso roto o fracturado, que se denominará expuesta, una fractura expuesta.

Se clasifican de acuerdo al trazo de la fractura, pudiendo ser transversa, lineal, oblicua, esta oblicua por un lado con punta, puede ser oblicua cerrada, y oblicua expuesta cuando una punta de ese hueso rompe la piel y se expone el hueso al exterior. Fractura esferoidea, parecida a la oblicua, pero más larga y prolongada, fracturas en tallo verde, cuando el mecanismo de fractura no rompe el hueso, solo lo dobla y genera una fisura en el lado externo habitualmente, y la fractura conminuta que es una fractura sumamente grave, con ruptura del hueso en una forma de hacerse añicos, como un vidrio, que se estrella y queda todo roto.

Según el trazo de fractura se puede clasificar en la forma que se realizó esa fractura y se le da así el nombre fractura simple, cerrada de húmero derecho, tercio medio. A anotar uno como médico, esto cualquier persona con conocimientos médicos se ubicará inmediatamente en dónde y el tipo de fractura.

Otra forma de clasificar las fracturas es por su forma de producirse, por compresión, como las vertebrales, al comprimirse y generar una compresión radicular y hasta una hernia de disco, fracturas por flexión, cuando es una flexión forzada muy comunes en deportes como el soccer o en accidentes automovilísticos, por machacamiento en accidentes como en automóviles o motocicletas, como fracturas por tracción, al jalar o fraccionar un cuerpo.

Los síntomas de una fractura son por demás fuertes, por el dolor que se desencadena al fracturarse un hueso,  a este le llamamos síntoma capital, por estar localizado este dolor en el sitio de la misma fractura, siendo un dolor insoportable y muy intenso, al mover la extremidad o la zona es sumamente doloroso, igual al tocar el sitio donde la fractura.

Junto con el dolor aparece una imposibilidad de realizar la actividad del hueso o el área donde está la fractura, por ejemplo una fractura de fémur, aparte del dolor tan intenso, se verá imposibilitado a pararse y mucho más difícil caminar, pierde ese hueso su funcionalidad.

Otro punto que llama la atención es la deformidad de ese miembro, se pierde por completo la forma anatómica ya conocida, tomando formas muy aberrantes, en el sitio donde se presentó la fractura se llega a presentar un hematoma, por los vasos que se rompen cerca del sitio de la fractura, a los dos o tres días después de la fractura puede llegar a presentar ese paciente fiebre.

Si la fractura lesiona un nervio o una arteria se presentarán cosquilleos o entumecimientos de esa extremidad, en caso de una fractura expuesta la piel está rota y por ese orificio se ve el hueso fracturado, será una fractura expuesta.

El diagnóstico será siempre clínico y basado en una o dos radiografías, con el objeto de establecer el tipo de fractura y preparar el tratamiento ideal para cada caso. La tomografía y la resonancia magnética ultrasónica, son también de mucho apoyo.

Al inmovilizar una fractura, ese hueso vuelve a pegar y ser estable, a esto le llamamos consolidación, y esta consta de varias partes que le explico aquí; al romperse el hueso se inflama en las primeras 24 horas, a esto se llama tumefacción, por la hemorragia en el sitio de la fractura, el edema la disminución de la circulación venosa, y el aumento en la exudación  linfática.

Le sigue la fase de Hematoma, que es donde se forma el sangrado, y es donde crecerán los vasos sanguíneos. La fase de Granulación, donde la cavidad de la lesión se llena de tejido de granulación, y se inicia a formar una especie de mezcla para que el hueso pegue.

De aquí se forma el callo por la fijación del calcio, a lo que se le llama callo, y se fija dejando cierta deformidad por el callo pero hace que el hueso pegue uno al otro.

Y al final se realiza la consolidación o unión ósea, que es ya la osificación normal de ese sitio donde se fracturó, cuya función absoluta es por los osteoblastos, y aquí es donde ya el hueso tiene su función completa como un hueso sin fractura pero con un callo.

Esto es una fractura.

Gracias.