Infección de vías urinarias/mal de orín

0
128

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

La aparición de bacterias en el tracto urinario, se llamará infección de vías urinarias, pero la gran mayoría de las personas a esto le llaman “mal de orín”, por esa incomodidad que se genera al orinar.

Existen dos formas de contraer esta enfermedad, la más común en forma ascendente por la uretra, como la uretra de la dama es más corta, fácilmente asciende una bacteria a la vejiga, y genera todos esos síntomas tan molestos de esta enfermedad, esta es la forma más común y corriente de contraer la enfermedad. Y la otra forma de que aparezca esta enfermedad, es la interna, por vía sanguínea, que una bacteria por la sangre vaya y se aloje en el aparato urinario, y lo delicado de esto son dos situaciones, la sintomatología de la vejiga tan intensa y la otra la posibilidad de infectar uno o los dos riñones con la gravedad que este representa para la función de eliminación de excretas del cuerpo.

¿Dónde se pueden alojar estas bacterias?

En todo el tracto urinario, riñones, uréteres, vejiga y la uretra, y la infección más común es por bacterias y la bacteria más común en el área del tracto urinario es la Escherichia Coli, esta bacteria es un huésped habitual del intestino, así que fácilmente se puede infectar la vía urinaria por contaminación de materia fecal.

Existen factores que hacen que una persona sea candidato a frecuentes infecciones de las vías urinarias, entre las que están anormalidades anatómicas con conexiones anómalas de uréteres o pelvicillas renales, como implantes uretrales bajos o altos, y claro, las piedras o cálculos renales que alteran el flujo adecuado de la orina, o urodinamia, toda alterada por obstrucción de esa orina que favorecerá la aparición de bacterias.

Los hombres ya maduros, que muestren crecimientos prostáticos de tipo benigno o maligno, tendrán una obstrucción permanente en la salida de la orina de  la vejiga y esto les generará infecciones recurrentes.

Si un paciente debe ser manejado con sondas o catéteres por la orina permanentemente, sin duda presentará altas tasas de infecciones urinarias.

De las partes donde más molesto es, desde el punto de vista sintomático, una infección urinaria es la vejiga, una cistitis, así llamada, genera mucho ardor al orinar; disuria, poca orina al orinar; polaquiuria y hasta sangre al orinar; hematuria, y esta sintomatología persiste mientras esté la infección activa, y estará mientras la bacteria este aun presente arriba de cien mil colonias en esa orina, es muy difícil sacar y exterminar estas bacterias, de aquí que se deba dar tratamiento por más de 10 días para erradicar una infección urinaria, me han tocado casos en que debo dar  hasta 20 días de tratamiento para erradicar definitivamente una infección urinaria.

Las infecciones más comunes en el ser humano son las infecciones de vías respiratorias, y las segundas en frecuencia son las infecciones de las vías urinarias, que son de las que le estoy desarrollando en este artículo, todo esto en cuanto a infecciones en el ser humano se refiere.

En un estudio ilustrativo elaborado en el 2007, en España, más de 6500 mujeres, una de cada cuatro mujeres había padecido infección de vías urinarias o mal de orín, más común en áreas con calor como son las zonas con playas, al igual que nosotros aquí en la cuenca del río Balsas, haciendo el comparativo con nuestra población y España es muy similar a nosotros, un trabajo muy bueno del Dr. Flores de España.

En mujeres jóvenes, la infección de las vías urinarias se ve más frecuentes por la vida sexual activa. Al igual que los varones por infección, en la edad juvenil, por su vida sexual activa será común este padecimiento.

Las mujeres posmenopáusicas presentan comúnmente este síndrome de cistitis recurrente un poco por el efecto hormonal y otro poco por el descenso vesical que casi todas estas pacientes presentan.

La urgencia urinaria, la picazón al orinar, enrojecimiento de la vulva y escozor vaginal en las mujercitas, dispareunia (dolor al tener relaciones sexuales),  disuria, ardor al orinar, color lechoso de la orina, piuria y olor muy desagradable de la orina, sangre en la orina hematuria, fiebre, escalofríos y fiebre alta, náuseas, vómitos y dolor en la espalda, sensación de dolor en el hueso púbico, el clásico dolor en las fosas renales, característico de alteraciones en el riñón, los médicos golpeamos esa zona con el puño cerrado, le llamamos signo de Giordano, si duele es positivo, el riñón está infectado o inflamado. En ocasiones se sienten malestares hasta la zona rectal.

Gracias.