En esta administración Capalac no es caja chica

0
149
El director del Capalac, Pioquinto Camacho de los Santos y el Gerente Administrativo del organismo, Armando García Rico, durante la charla que sostuvieron en el Noticiero de este diario, conducido por Rafael Rivera Millán.

Por Francisco Rivera Cruz

Para Pioquinto Camacho de los Santos y Mario Armando García Rico, Director General y Gerente de Administración del Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Lázaro Cárdenas (Capalac), el organismo no es caja chica del gobierno en turno, como lo fue en otras administraciones.

Las declaraciones fueron anoche en el Noticiario Gente del Balsas y se desprendieron del dicho del diputado federal Feliciano Flores Anguiano, quien adelantó que entre las propuestas de la Nueva Ley de Aguas Nacionales, está que los directores de los sistemas municipales de agua sean nombrados por un órgano colegiado ciudadanizado y no por el Alcalde en turno, para evitar los manejos políticos.

Estoy de acuerdo, se debe evitar que los operadores de los sistemas de agua sean compromiso político, pueden tener plena seguridad que no se permitirá sea caja chica o para otras intenciones, dijo en referencia al Capalac que dirige.

Al desear que la iniciativa quede asentada en la Ley, señaló que se recibió una deuda muy grande, casi impagable, y encima, ha sido una loza pesada el consumo de energía eléctrica.

Mario Armando por su lado, negó que se haya caído en ser caja chica en este gobierno, que por el contrario ha recibido apoyo de la Presidencia Municipal.

Recordó que a los muchos problemas financieros, se han sumado los socavones de una red que en su uso de más de 45 años ya terminó su tiempo útil.

“Lamentablemente en otras administraciones hicieron no usos adecuados del organismo y nos toca trabajar sobre eso”, abundó el gerente administrativo.

Camacho de los Santos habló que se recibió una deuda global que rebasa los 90 millones de pesos, que ha obligado a platicar con todo el personal, tanto sindicalizado, como basificado y eventuales, que se ha sumado a una disciplina de ahorros y no gastos.

Con los trabajadores, detalló, nos dejaron problemas de casi 4 millones de pesos.

Se pagó al SAT adeudo que venía de 2012 y al IMSS por casi 20 millones y para las gratificaciones de fin de año de los trabajadores, se tomó acuerdo de cubrir lo que se tenía y pasar el 50% del fondo de ahorro al 22 de este mes.

Los trabajadores han sido solidarios, dijo, porque han visto que se está invirtiendo todo lo que se recaba y se han comprado 12 equipos de bombeo, lo que ha generado gasto de más de 3 millones. Renglón en el que se espera adquirir otros equipos para eficientar el suministro de agua, sobre todo en las partes altas.

García Rico sostuvo que el Capalac vive situación “un poquito delicada” al haber recibido una administración en bancarrota, con adeudos que derivaron en convenios con el IMSS y el SAT.

El público los cuestionó en varios aspectos, como qué se hace ante deficiencias y mala calidad de agua, aumento a las tarifas, cortes de servicio, deterioro de calles, nepotismo y plantas de tratamiento.

Alguien sugirió que el salario fuera en función a la calidad del agua, a lo que Pioquinto respondió que su salario es por debajo de los 32 mil pesos que ganaron sus anteriores y si tiene que hacer gestiones, ocurren con su salario.

En cuestión de calidad, argumentó “llevamos poco tiempo, y enfrentamos carencias económicas”. Se ocupa una inversión y se van a restablecer equipos de cloración, y cambio de filtros.

Agregó que todas las tuberías llevan más de 45 años, y al dejar de suministrar se crea sarro o lama, y el cloro se pierde en el trayecto.

Adentró que la cloración se hace como marca la norma, sin embrago, no llega como se quisiera aunque se ponen choques de hipoclorito “que nos sale caro”, debido precisamente a lo viejo de la red. “Lo hacemos con muchos esfuerzos al aplicar 120 litros diarios de gas cloro.

Quisiéramos mejorar, pero morosidad nos pega mucho, abundó “y no es por tirarle al gobierno estatal, pero debe desde 2018 una suma que rebasa 4 millones de pesos. Aprovecharíamos para mejorar, comprar un pipa, retroexcavadora para no estar rentando, un carro de volteo, equipos de bombeo y hasta tener un stock de materiales, que nos evitaría gastar más.

De las plantas de tratamiento de agua, dijo el director que requieren mucha inversión pues se recibieron tratadoras desvalijadas, aun así de la planta uno, se  limpian de 20 a 22 mil litros cada 24 horas, que compra ArcelorMittal a precio muy bajo.

La planta 2 hace poco tratamiento, el 20% y la 3, de Las Guacamayas, se recibió desvalijada.

Indicaron que se pierde el 35% del agua en la red, por lo que se deben eliminar las fugas domésticas, que cuestan luz, mano de obra y los insumos.