Eventos públicos para elevar cultura de donación de órganos

0
177
Con una caminata y un evento cultural y de información, se conmemoró la semana pasada aquí el Día Mundial del Trasplante de Órganos.

Por Francisco Rivera Cruz

Marchas y actividades artístico-informativas serán el marco para fomentar la donación de órganos en esta ciudad, ya que hay listas largas de pacientes que requieren uno, y en contra, hay muchas personas con muerte cerebral que podían ser perfectos donadores multiorgánicos.

El pasado jueves, en el Día Mundial del Trasplante de Órganos, se celebró un primer ejercicio, donde dos trasplantados hablaron de su experiencia al tener una segunda oportunidad de vida y se abordaron mitos y realidades de la donación.

Ahí, el nefrólogo Christian Larios Tapia, informó que el próximo 12 marzo, en ocasión del Día Mundial del Riñón, se efectuará recorrido del Malecón a la explanada municipal, como sucediera este pasado 27 de febrero. Con carteles, testimonios y toma de pruebas médicas, se incidirá y coincidirá en llamar a cuidar la salud renal y a adoptar la cultura de donación.

Es el riñón el órgano más trasplantado en México, derivado de las altas estadísticas de diabetes y de casos de insuficiencia renal crónica.

Trasplantar es la transferencia de órganos o células de un ser humano a otro, considerando la compatibilidad sanguínea y son candidatos a recibir un órgano todos los pacientes con una patología de corazón, pulmón, riñón, córneas, piel y hasta hueso.

Lo que más se dona es la sangre, y donante es quien tiene capacidad y decisión altruista de su cuerpo, explicó el especialista, en mensaje a un público amplio entre el cual estaban funcionarios municipales y los directores de las clínicas del IMSS e ISSSTE de la ciudad.

La insuficiencia crónica renal, es cada vez mayor emergencia médica y tratar un padecimiento del riñón es caro y desgastante, a tal grado que por mejor economía que tenga el paciente o su familia, recurren a los servicios públicos de salud para tratamiento.

En 1960 se hicieron los primeros trasplantes en México, pero una semana sobrevivían muchos de los pacientes recipendarios al ser altas las manifestaciones de rechazo inmunológico, de entonces a la fecha hay muchos avances que permiten cualquier tipo de trasplante.

Presentada una parada cardiaca, se pueden donar órganos y tejidos, que puede incluir hueso, piel, tendones y vasos arteriales, sin embargo, muchos pacientes que han padecido accidentes, centralmente automovilísticos, y llegan muerte cerebral, van a la tumba sin dar oportunidad a otros.

En México prácticamente está naciendo la cultura de la donación y frente, hay listas largas de pacientes esperando un hígado, páncreas, riñón, corazón o córneas.

Muchos de los trasplantes tienen como actor a un donador vivo, generalmente un familiar o amigo que es compatible de sangre y en muchos casos de genética.

En cuanto a mitos sobre la donación de órganos, hay muchos, entre ellos que se beneficia a los más pudientes económicamente, que se puede hacer uso incorrecto de los órganos, que se entrega un cuerpo muchos días después y que sin consentimiento se pueden quitar órganos buenos a un cadáver.

Larios Tapia, dijo que la donación es altruista y sólo cuando se hace de un donante vivo a un familiar, tiene beneficiario directo, en otros casos se atiende una lista de pacientes en espera.

En México está prohibido el tráfico de órganos y toda operación de este tipo debe ser por canales oficiales y en las instituciones, bajo condiciones sanitarias y preparaciones dentro de las leyes, que cierran paso al mercado negro y la ilegalidad.

En México no se pueden retirar órganos por ley como ocurre en otras naciones, porque en principio no toda clínica u hospital tiene condiciones para el escrupuloso manejo de órganos humanos.

Si no ha sido decisión manifiesta del paciente, su familia tiene última palabra para decidir en la donación y el cuerpo de un donante se entrega en 12 horas en promedio.

Durante la jornada narrada, se tuvo la participación destacada del Ballet Eramandikua y se escucharon los testimonios de trasplantados de riñón, en los casos de Sebastián Delgado y Anel Mayrani.