Dos ex alcaldes, síndico y regidor dan su punto de vista de los primeros 18 meses del gobierno municipal

0
227
Anoche en el noticiero que dirige el director de este diario, estuvieron presentes los ex alcaldes David Zamudio Gutiérrez (PRI) y Mariano Ortega Sánchez (PRD), acompañados por el síndico Miguel Ángel Peraldí Sotelo y el regidor morenista Felimón Acosta Aguirre, para analizar desde su punto de vista los primeros 18 meses de La actual administración municipal.

Por Francisco Rivera Cruz

Para el ex alcalde David Zamudio, muchas cosas se han dejado de hacer en el gobierno municipal por carencia de recursos pero también por falta de gestión; para el síndico hay desorden administrativo y sobrenómina, para el regidor Filemón Acosta, no ha habido los resultados que se quisieran por heredar deudas y compromisos, y para el exalcalde Mariano Ortega, es de preocupar desacuerdos internos.

Durante la primera edición de “A mitad del camino” que intenta analizar la administración pública municipal a 18 meses de gestión, se coincidió por los panelistas que todavía hay tiempo “para enderezar el barco” y que al gobierno como a la sociedad “nos vaya bien”.

La administración municipal es de muchos retos internos y externos, empezó por situar el síndico Miguel Ángel Peraldí Sotelo, quien puntualizó que en lo económico administrativo, se ha visto reducir presupuesto y se han sumado circunstancias como despidos sin liquidación.

Hay una sobrenómina que poco a poco ha tratado la alcaldesa Itzé Camacho de resolver; un presupuesto afectado por carácter externo, y desorden heredado de anteriores gobiernos que no enteraban el ISR “muy voluminoso” que llevó a la Secretaría de Hacienda a descontar de partidas federales que recibe el Ayuntamiento.

Derivado de lo anterior, hay mala prestación de servicios, como deficiente recolección de basura y otros, siendo su punto de vista, que ha faltado restructura interna, en la cual quien no ha dado resultados agradecerle y nombrar sustituto.

Para el regidor Felimón Acosta Aguirre, se recibió una administración con muchas herencias que imposibilitan mejores resultados, porque aunque es esta una ciudad relativamente joven, servicios como drenaje y agua potable se fueron introduciendo sin planeación.

Lázaro Cárdenas, dijo, es urbe de importancia pero deficiente infraestructura que necesariamente ocupa de ampliación de presupuesto dado que del actual, el 80% se va en nómina.

Admitió que los problemas fundamentales “no los hemos podido atender”, pero no se pueden atribuir a esta administración ya que heredó necesidades, cuando en el pasado proliferaron colonias sin planeación por todos lados.

Subrayó que la actual administración ha ido atendiendo los servicios a buena capacidad y ritmo.

Para el ex alcalde Zamudio Gutiérrez que dirigió los destinos municipales de 1999 a 2001, gobernar es difícil y más cuando no se tiene la experiencia necesaria y acompañamiento. Anotó que la alternancia en el gobierno municipal dio felicidad por los cambios, y como pasa tiempo, muchas cosas se han dejado de hacer por falta de recursos, pero también de gestión.

Se pronunció contra la decisión del gobierno de distraerse de funciones y servicios para organizar la Feria de Marzo, cuando la pasada representó pérdidas.

Además, dijo que es penoso y doloroso que la actual administración municipal tenga a cuatro personas bajo proceso u observaciones, siendo el caso del Secretario Técnico, ex jefe de Reglamentos, ex jefa de Oficialía Mayor y tesorero municipal. De ellos los ex, siguen en el gobierno municipal, sólo que en otros cargos.

Cuestionó el nepotismo, de familiares en el gabinete y con salarios altos, no sólo de la alcaldesa, sino de otros funcionarios, incluidos regidores.

Por su parte, Mariano Ortega, en su calidad de expresidente reconoció que un gobierno deja de hacer algunas cosas, y externó preocupación por el manejo de las cosas internas de gobierno de Camacho Zapiain.

Hay la sensación de que no ha podido arrancar, y es que por compromisos ha dado oportunidad la alcaldesa, y sin embargo debería ser que si hay personas que no funcionan se les debe decir, “ni modo, te vas”.

Para el empresario, simplemente no se camina y se siente ambiente medio estático, sin embargo, avanzar nos conviene a todos, y no es asunto de partido sino de respuesta a la ciudadanía.

Enfatizó que el gobierno morenista puede tomar rumbo y bueno, y si bien se podría decir mucho, es la sociedad quien califica.

En otra participación del síndico, éste dijo que desde los primeros meses expresó la falta una reestructuración administrativa y si bien ha habido varios cambios de responsables de áreas como Tesorería, Contraloría, Obras Públicas, Reglamentos, y otros, no se han ofrecido resultados.

De la Feria de Marzo, dijo que se le informó por escrito de una pérdida de 450 mil pesos en la edición 2019, y criticó que debiendo estar entre las prioridades, dotar de agua potable, atender basura y bacheo, se estén perdiendo tiempo y esfuerzos en organizando fiestas, dejando de lado mercados, seguridad y servicios eficientes.

Aclaró Peraldí Sotelo que al supervisar y observar no está contra la presidente municipal o determinados sujetos, porque siendo de Lázaro Cárdenas quiere al terminar su periodo con frente en alto hablar de lo que hizo, lo que pudo y le permitieron.

Llamó a todos regidores, especialmente los de Morena, a privilegiar diálogo porque “podemos todavía dar resultados. Pongamos fin a esta situación”.

Felimón Acosta al aclarar que muchos que iniciaron este gobierno ya no están, se pronunció porque por lo menos los principales cuadros de dirección pasaran por cierta capacitación, compromiso político y se redujera la curva de aprendizaje.

Sobre nepotismo dijo que se ha hablado mucho, sin embargo, todas las administraciones estaban plagadas de ello. Se le han señalado a la alcaldesa 20 familiares, que todo Camacho es su consanguíneo. “Deberíamos referir a quien sin función está en nómina. No es asunto de apellido o si son o no”, defendió.

Hubo una revisión persona por persona y se descartaron varios, así que el morenista dijo que percibe de fondo cuestionamiento a la actual administración que tiene que aclarar este asunto. Y más aun, que se vaya quien no funcione independiente al apellido.

De los cuatro en procesado o investigación, que se suponen en la cuerda floja, dijo que cualquier instancia legal hace revisión y si tiene que pagar, no se debe solapar sea o no familiar de funcionario público.

Sobre familiares en nómina, dijo el profesor, que es a este gobierno al que se le somete a más lupa, y hay que revisar esta cuestión más por carácter moral.

Luego de mencionarse que hay observaciones porque el timbrado de la nómina se hace a destiempo, Zamudio Gutiérrez dijo que se debería tener responsabilidad de cuidar dinero, y si eso molesta al propio órgano de gobierno o funcionarios, habla mal porque más que ser cosa de conciencia, deberían hacerse las cosas bien.

Ortega Sánchez alertó que de no hacer de otra forma las cosas y dar oportunidad al diálogo, les va a pegar socialmente y el día que salgan de este gobierno “les va ir de”.

Rechazó la dinámica de echar la culpa a otros, recordando que lo que la sociedad quiere son resultados. “Si vienes es porque supone capacidad, no hay recursos que alcancen, pero hay que solucionar deuda y dar servicios, en lugar de echar culpa a la anterior administración.

El tema fue amplio y por vez primera superó los 90 minutos de transmisión.