Una persona que fallece por COVID-19 no transmite el virus, dice Salubridad

0
181
Dr. Carlos Ramos Esquivel, Director de Servicios de Salud del gobierno de Michoacán.

Por Rafael Rivera Millán

La Secretaría de Salud de Michoacán, a través del doctor Carlos Ramos Esquivel, Director de Servicios de Salud, en conferencia de prensa en esta ciudad, señaló que una persona que muere a consecuencia del COVID-19 no transmite el virus, debido a que esto solo ocurre por medio del saludo de mano, beso, abrazo o estornudo del enfermo.

“El virus tarda en morir, dentro del cuerpo de la persona fallecida, unas 24:00 horas, porque no puede ser expulsado luego que la persona deja de respirar al fallecer”, y por lo tanto añadió, el cuerpo puede ser velado como tradicionalmente se hace en las funerarias o el domicilio de los dolientes.

Se le cuestionó entonces por qué el cuerpo del taxista que falleció el jueves en la madrugada en el Hospital General de este puerto, y que se tenía previsto trasladar su cuerpo a la costa grande de Guerrero, de pronto no se permitió a sus familiares hacerlo, diciéndoles que lo tenían que cremar, el funcionario estatal dijo que no hay ninguna orden sobre esto último por parte de las autoridades de salud, más que el cuerpo inerte sea manejado solo por las personas autorizadas para ello, pero ya una vez dentro de la caja mortuoria no se corre ningún peligro de contagio.

De igual manera rechazó que se estén tomando medidas extraordinarias debido a que en Lázaro Cárdenas ya se tuvo el primer fallecimiento por COVID-19. “Las medidas preventiva siguen siendo las mismas que se ha recomendado acatar a partir de que se decretó por el gobierno federal el nivel 2 de esta pandemia en nuestro país, y que entre otras, es evitar la concurrencia de muchas personas en un sitio cerrado, y evitar sobre todo saludar de mano, beso o abrazo”, puntualizó.

El funcionario del sector salud rechazó mencionar, aunque públicamente ya se sabía, el nombre del taxista fallecido, de 71 años de edad, y tampoco quiso revelar a qué línea de taxi pertenecía y quienes eran sus familiares o dónde vivía, por cuestiones de secrecía que el caso ameritaba, entre otras cuestiones, para evitar el morbo de la población.

Dijo desconocer o no quiso informar, si esta persona antes de ser ingresada el pasado 25 de marzo a urgencias del Hospital General, donde murió en la madrugada del 26, había estado trabajando en su unidad de alquiler, para por lo menos, sabiendo el número de taxi que manejaba y la línea, las personas que pudieron haberlo abordado, acudieran a que se les diagnosticara si estaban infectados o no de COVID-19.

De cualquier manera añadió que si alguna persona sabe quién era y utilizó sus servicios, debería acudir de inmediato a un chequeo médico, para descartar toda posibilidad de contagio. Únicamente añadió que se estaba dando seguimiento, por parte de la Jurisdicción Sanitaria 08 de este lugar, al primer círculo de familiares que tuvieron contacto con dicha persona, esto es, su esposa e hijos, para en case de ser necesario, se les ponga en cuarentena.

Finalmente informo que no se está restringiendo el libre tránsito de personas que en el caso de Lázaro Cárdenas van hacia Guerrero o provienen de poblaciones vecinas de ese estado a este puerto, lo único que se está recomendando es que se reduzca el número de personas que viajen en un solo vehículo particular o en el servicio público de transporte, y que en caso de detectar que alguien posee este virus, de inmediato se da aviso a las autoridades sanitarias de los estados vecinos para actuar en consecuencia.