Fallece profesor Isidoro Castañeda Navarrete, dirigente regional de la CNTE

0
199
El día de ayer en la ciudad de Morelia, dejó de existir el dirigente magisterial de la CNTE en esta región, Isidoro Castañeda Navarrete.

El día de ayer en la ciudad de Morelia, Mich., falleció el profesor Isidoro Castañeda Navarrete, quien durante varios años fuera dirigente regional en Lázaro Cárdenas (CNTE), y quien recientemente había sido electo para ocupar una importante cartera en el comité estatal del gremio magisterial.

El profesor Isidoro nació en el municipio de Tecpan de Galeana en el vecino estado de Guerrero, en el seno de una familia de escasos recursos. Con mucho esfuerzo y  sacrificio, logró graduarse de  la Normal de Arteaga, sus primeros años en la docencia los ejerció en la Sierra de Tumbiscatío.

Pionero en el Movimiento Democrático Magistral, en 1989, junto con otros maestros de la Región, comenzaron con la lucha por los derechos de los trabajadores, en ese  movimiento se logró un histórico 25% de aumento salarial y democracia sindical.

Siempre solidario, capaz de indignarse ante cualquier injusticia sufrida por el pueblo, siempre del lado de las  causas sociales, cuya lucha y resistencia le valió varias demandas por parte del gobierno que de esa manera buscó callarlo, cosa que nunca lograron.

El maestro Isidoro pugnó, por la unidad de los trabajadores de Lázaro Cárdenas, por la unidad de los sindicatos  y de las organizaciones sociales.

El profesor Isidoro contaba con  el grado de Maestría en Ciencias Sociales y la licenciatura en Español, trabajaba en la escuela secundaria técnica 131 de la colonia Pie de Casa.

El maestro Castañeda recién había sido nombrado técnico de gestoría del Comité Ejecutivo Seccional de la SECCIÓN XVIII  CNTE, para el período 2020-2023.

Líder siempre de Izquierda, que se distinguió por no tener ningún temor cuando se tenían que hacer las tomas en las vías del tren en la lucha contra la mal llamada Reforma educativa.

Sus compañeros señalaron que quienes tuvieron la dicha de conocerlo de cerca, “damos las gracias por haber convivido con un gran ser humano, que sacaba lo mejor de sus colaboradores, alegre, dicharachero, todo ello era el profe Isidoro, exigente y perfeccionista, nunca aceptaba un “no se puede”, pero a la vez comprensivo. En paz descanse Nuestro Camarada”.