Los beneficios físicos y emocionales de tener un gato en casa

0
498

Se suele decir que los gatos son animales muy independientes. Sin embargo, cada vez son más los estudios científicos que demuestran que tener una de estas mascotas en casa puede resultar muy beneficioso para nuestra salud física y emocional.  

 

Muchos de estos estudios científicos son desconocidos, pero están avalados por organismos y centros académicos de prestigio. Quizás sepamos todo sobre gatos, pero nunca está de más conocer cuáles son estos beneficios que la comunidad científica ha demostrado sobre la convivencia con un gato. 

 

Las enfermedades del corazón

 

Hay numerosos estudios que ya han demostrado que tener un gato en casa puede reducir nuestros niveles de estrés. Este trastorno es uno los más habituales en las personas de hoy en día. Vivimos en una vorágine de tareas en nuestro día que nos hacen sentir a veces alterados desde el punto de vista emocional. Un problema que, si no se soluciona a tiempo, puede derivar en futuros problemas con el corazón. 

 

Es por eso que tener un gato en casa puede reducir en más de un 30% el riesgo de padecer alguna enfermedad o accidente cardiovascular. 

 

El ronroneo de los gatos

 

El ronroneo de un gato es uno de los sonidos más reconfortantes del mundo. Por lo general, significa que nuestro gato está contento y se siente cómodo en casa. Sin embargo, un estudio reciente asegura que los sonidos agradables están asociados con una condición terapéutica para curar los huesos, los tendones y los músculos. 

 

El ronroneo de un gato crea una vibración a una frecuencia de entre 20 y 140 Hz. Los estudios han demostrado que las frecuencias con un rango de 18-35 Hz tienen un efecto positivo en la movilidad articular después de una lesión. Es por eso que los científicos ya vienen estudiando desde hace unos años cómo el ronroneo de los gatos podría ayudar a las personas. 

 

Dormir mejor

 

Varios estudios en el Reino Unido han descubierto que las personas (sobre todo mujeres) prefieren dormir con sus gatos en lugar de con sus parejas. Incluso sugieren que duermen mejor en compañía de un gato que con una persona. 

 

Un reciente estudio del Centro de Medicina del Sueño de la Clínica Mayo en Arizona (Estados Unidos) ha confirmado los anteriores hallazgos. Según este centro, el 41% de las personas encuestadas indicaron que dormían mejor gracias a su gato, mientras solo el 20% indicó que les molestaba. 

 

El atractivo físico

 

Una investigación realizada por la doctora y experta en mascotas, June Nicolls, sugiere que las mujeres son más propensas a sentirse atraídas por aquellos hombres que posean una mascota. 

 

En el estudio se determina que el 90% de las mujeres solteras asegura que los hombres con gatos son más amables y afectuosos que los que no los tienen. 

 

El estrés y la ansiedad

 

Tener un gato a nuestro alrededor puede provocar la liberación en nuestro organismo de sustancias químicas relajantes que reducen los niveles de estrés y ansiedad. Los gatos son animales muy independientes y que requieren de pocos cuidados por parte de las personas. Nada que ver, por ejemplo, con el hecho de tener un perro, que necesita salir a la calle varias veces al día. 

 

Esta independencia y el hecho de que los gatos apenas necesitan de unas caricias al día hacen que las personas que tengan estos animales puedan sufrir menos problemas de estrés y ansiedad. Acariciar un poco a nuestro gato al llegar a casa es una actividad muy relajante. 

 

Protección frente a las alergias

 

El Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos publicó en el año 2002 un estudio en donde se demostraba que los niños menores de un año que están expuestos a un gato tienen menos probabilidades de desarrollar alergias. 

 

Además, según el director de la sección de mecanismos alérgicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas estadounidense, Marshall Plaut, la exposición elevada a una mascota desde edad temprana protege contra las alergias más comunes, especialmente el polvo, los ácaros y el polen. 

 

Ver vídeos de gatos

 

Un estudio realizado por la Universidad Bloomington de Indiana (Estados Unidos) descubrió que ver vídeos de gatos en internet aumenta la energía y las emociones positivas de las personas, al tiempo que disminuye los sentimientos negativos. 

 

En este estudio participaron más de 7000 personas. La mayoría de ellas experimentaron sensaciones muy agradables mientras estuvieron visionando los vídeos de gatos. 

 

En definitiva, parece que tener un gato en casa puede traer consigo una serie de beneficios más que interesantes tanto para nuestra salud física como emocional. A través de las nuevas tecnologías, hemos podido apreciar cómo millones de personas en todo el mundo poseen un gato como mascota. 

 

Cuidar de estos animales no es una tarea muy complicada. Siguiendo los consejos del veterinario vamos a poder disfrutar en casa de la compañía de esta mascota.