DUEÑOS DE BARES Y ANTROS EN DESACUERDO CON DISMINUCIÓN DE HORARIO DE FUNCIONAMIENTO

0
74
Dueños y representantes de bares y antros de este municipio, demandan del gobierno municipal no los obliguen a cerrar a las once de la noche, porque de lo contrario muchos tendrán que cerrar y ya no volver a abrir, con lo que se puede poner en riesgo unos 500 empleos directos que generan. (Foto: Quike Rivera).

* Este día buscarán que más sectores se unan a su protesta.

Por Rafael Rivera Millán

Durante una manifestación pacífica, realizada en el acceso principal y dentro del palacio municipal, dueños y representantes de bares y antros ubicados en este municipio, expresaron su inconformidad con la medida que les ha sido notificada por el gobierno local, de cerrar a las once de la noche de jueves a sábados, a partir de esta semana.

Los voceros del movimiento, Iván Mendoza, José Luis Luna Durán y Christian Valdovinos, antes de que una comisión dialogara con la jefa de Reglamentos del ayuntamiento local, dijeron tener una amplia disposición de continuar en sus negocios con los protocolos de sanitización y seguridad, como lo han venido haciendo y con un aforo del 25 al 50 por ciento, no obstante la falta de recursos por el cierre de casi cuatro meses, han hecho un esfuerzo para conseguir recursos para la compra de todos los insumos que se requieren para una buena sanitización.

Comentaron que su compromiso es mantener y respetar sus licencias de funcionamiento, en esta etapa de semáforo amarillo en que se encuentra el municipio, a diferencia de Morelia, que está en semáforo rojo y los bares y tianguis están operando en forma normal.

Dijeron que han tenido doble gasto en la reapertura de sus negocios, sector que dijeron es el más afectado económicamente hablando por la pandemia, pero que hasta el momento no se ha tenido registro de ningún trabajador infectado.

La reducción del horario de funcionamiento insistieron, pone en riesgo la estabilidad de 500 familias que dependen de los empleos que ahí se generan, pues de persistir esta medida, muchos negocios habrán de cerrar y difícilmente volverán a abrir.

Esta decisión tomada por el gobierno municipal, puntualizaron, es un golpe a la economía del sector, señalando que su protesta no obedece a ningún tinte político, sino que busca proteger su actividad y la generación y mantenimiento de esos 500 empleos directos.

Luego de reunirse con la titular de Reglamentos, los manifestantes mostraron su frustración porque no obtuvieron ninguna respuesta positiva a sus demandas, por lo que señalaron que este día habrían de convocar a más sectores que se están viendo afectados con la reducción de horarios de funcionamiento. “Estamos uniendo fuerza tanto para cuidar la salud y bienestar de nuestras familias y clientes, cumpliendo con todos los protocolos de sanidad”, recalcaron.

Advirtieron que habrán de llegar a las instancias correspondientes, para salvaguardar sus derechos como ciudadanos y comerciantes.