Los 4 mejores tips para ahorrar luz

0
253

Es una verdad innegable que la electricidad ha sido uno de los descubrimientos más importantes para el ser humano. Ha optimizado y facilitado gran cantidad de procesos tanto industriales como domésticos.

Sin electricidad no tendríamos ventiladores ni aire acondicionado, aspiradoras, hornos eléctricos, lavadoras o computadoras… no dispondríamos de cientos de objetos que hoy en día damos por sentado.

Pero también es una verdad innegable que el servicio eléctrico tiene un costo para el ambiente, ya que para obtenerla se recurren a muchos recursos naturales tanto renovables como no renovables desde petróleo,carbón, agua hasta energía geotérmica.

Esto sin mencionar los residuos tóxicos que se generan y el impacto ambiental, al alterar los ecosistemas originarios. Además que nuestro bolsillo debe asimismo responder por la adquisición de este beneficio tecnológico.

Se debe ser consciente de que la situación que actualmente se vive en el país, así como la crisis del COVID-19, que ha golpeado el bolsillo de muchos ciudadanos, por lo que brindamos varios tips para que tú, desde tu casa u oficina, ahorres luz.  Para ello es posible que debas cambiar algunos hábitos en lo que respecta al uso de tus electrodomésticos pero ¡no te desanimes! Estos tips son 100% efectivos y cada kilowatt ahorrado significa unos pesos menos  que puedes verificar en cfe consulta recibo

1. Opta por bombillas LED

Y enciende las luces solo cuando las necesites, es decir cuando te encuentres en la habitación o en tu oficina. Es increíble la cantidad de energía que gasta una bombilla cuando se mantiene encendida las 24 horas, y todavía más si es del tipo incandescente.

Sabemos que las bombillas LED no son tan económicas como las incandescentes, mas esa inversión inicial a la larga nos reporta beneficios, ahorros: las bombillas LED, además de ahorrar luz, tiene una vida útil más larga, por lo que no tendrás que reemplazarlas tan seguido.

2. Establece una temperatura de confort

Con tus equipos de climatización. Lo ideal es mantener una temperatura de 21 °C en el hogar y la oficina, ya que no representa un calor excesivo ni tampoco es muy fría. Los dormitorios pueden tener una temperatura inferior, oscilando entre los 18 o 19 °C.

Una manera sencilla de mantener esta temperatura de confort es evitando que nuestros aires acondicionados y calefactores trabajen de más, facilitando su funcionamiento e, igualmente, alargando su vida útil.

  • Evita obstaculizar el paso del aire caliente o frío de tus equipos con muebles o cortinas. Es decir, no tapes el radiador con tu sofá o tu aire acondicionado con el tope de la cama, por ejemplo.
  • Mantén siempre limpios tus equipos. Periódicamente debes asegurarte que no haya motas de polvo o pelusa en sus filtros y demás mecanismos, así como de que, en el caso de los radiadores, no haya aire residual que pudiera interferir en su funcionamiento.
  • Cerciórate de que tus ventanas están aisladas. Una fuente importante de fugas, tanto de calor como de aire frío son los bordes de las ventanas, por los cuales este puede escaparse. Esto se soluciona simplemente colocando unos burletes.
  • Y, por último, puedes aprovechar el calor natural (y gratuito) que brinda el sol. Puedes descorrer tus cortinas y abrir las persianas a determinada hora del día para que esté caliente tus espacios, así como usar cortinas oscuras, que retienen parte del calor.

3. Cocina más eficientemente

Utilizando, por ejemplo,al momento de cocinmar una olla cuyo diámetro no sea mayor a la superficie de tu hornalla, pues de otro modo la olla tardará más tiempo en calentarse y, en consecuencia, gastarás luz. Lo mismo si la hornalla es más grande que la olla: la idea es buscar tamaños similares.

También es muy efectivo tapar tus alimentos mientras los cocinas (además de que así estarán más pronto) y aprovechar el calor residual en las hornillas para finalizar la cocción. En caso de que uses el horno ¡no lo destapes antes de tiempo! Pues arruinas el pastel y pierdes energía.

Existe una controversia sobre si es mejor o no utilizar el microondas para recalentar las comidas. La verdad es que es más eficiente dado el corto tiempo que se necesita para que cumpla su función, así que la cantidad de energía que requieren se ve compensada por ello.

4. Elige electrodomésticos clase A

En el mercado existen categorías de electrodomésticos que van desde los menos energéticamente eficientes (G) a los más eficientes (A). Reiteramos que su precio no es exactamente el más barato, pero su utilización asegura un uso responsable de la luz.

Y, así como estos pequeños tips, hay muchos más que puedes acatar e incluir en tu rutina diaria, y aunque son sencillos de implementar, el resultado no solo lo veras en que ahorras dinero sino que esta contribuyendo de manera inteligente a un mejor porvenir para el planeta.