Morena puede perder próximas elecciones por atorón para decidir su dirigencia nacional

0
134
Antonio Pereira Juárez, dijo que el pleito por la dirigencia nacional de Morena, puede dividir al hoy partido en el poder.

Por Francisco Rivera Cruz

Suena incongruente que Cristóbal Arias no esté apoyando a Porfirio Muñoz Ledo para dirigir Morena nacional, cuyo pleito por la dirigencia del CEN Morenista puede representar derrota en estados como Michoacán, señaló Antonio Pereira Juárez.

La izquierda mexicana tiene referentes en el grupo que en 1988, encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas, Efigenia Martínez y Porfirio Muñoz formaron la Corriente Democrática, la cual apoyó a Cristóbal cuando buscó la gubernatura de Michoacán, y de hecho lo acompañaron el 15 de septiembre de 1992, cuando Arias Solís se llamó el gobernador de este estado luego del fraude que ponía a Eduardo Villaseñor por delante en los resultados electorales de ese año.

Ahí estaban en el templete acompañando al político de Churumuco, Cárdenas Solórzano, Muñoz Ledo, Taide Aburto (entonces dirigente estatal del PRD) y Moisés Hernández Paque, rememora Antonio Pereira, hijo de quien acompañó en todas las campañas políticas a Cristóbal.

Ante la unión del hoy Senador con los hombres de izquierda, recomendaría, dice Pereira, que se sienten a dialogar Arias Solís y Muñoz Ledo, “por las coincidencias políticas izquierdistas y no tanto porque se diga que Mario Delgado represente a la derecha dentro de Morena”.

Subraya Antonio Pereira, radicado en Playa Azul y quien fuera funcionario estatal y municipal, que Arias Solís haría un valioso gobierno en Michoacán, sin embargo se ha perdido entre indecisiones y malas apuestas, “de las que no quiero profundizar, sólo dejar ahí el desencuentro con Muñoz Ledo, del que su estatura política la hace haber sido diplomático, representante de México en la ONU y quien le colocó la banda presidencial a Andrés Manuel López Obrador”.

Es más, si decidió no apoyarlo en la dirigencia de Morena nacional, es su asunto, lo que no cabe (en Cristóbal) es que hable mal de Muñoz Ledo. Los desencuentros por aspiraciones desconciertan a los ciudadanos y dividen a los morenistas, sostiene el declarante.

El pleito encarnizado por la dirigencia nacional morenista no sólo atiza al divisionismo entre los de Morena, da la oportunidad a que la derecha se levante del knock out que en 2018 le propinó AMLO, termina Pereira Juárez.