No se exhumarán cadáveres de los panteones a pesar de falta de espacios

0
118

Por Francisco Rivera Cruz

Aunque se han detectado unas 8 mil tumbas en abandono en los panteones públicos, el gobierno municipal no exhumará cuerpos guardando sensibilidad al apego existente en la cultura mexicana de guardar tributo a los difuntos, con todo y que hay presión en los panteones por falta de espacio para más sepulturas.

En este marco, se está buscando el espacio ideal para un nuevo cementerio, informó la alcaldesa María Itzé Camacho, quien luego recordó que no solo se tiene el terreno sino ya se está adecuando.

Durante la misma declaración, que se hizo a petición de este reportero, la alcaldesa aclaró, sin dar ubicación ni porcentaje de avances, que se está arreglando el accidentado terreno, ya que tiene algunos cerros y se busca ponerlo en condicionantes.

Se trabajará ya en el bardeado, que es un requisito de la Secretaría de Salud, y seguramente se estaría en posibilidades de estrenarlo a diciembre, detalló Camacho Zapiain.

En este nuevo cementerio, anticipó, mejorará la vista y el ordenamiento, con gavetas y hasta la propuesta de depositar los cuerpos en forma vertical, para aprovechamiento de espacio.

Comentó que aunque hace falta optimizar espacios en los panteones de San Blas y San Pedro, los dos operados por el gobierno municipal, por respeto a la tradición y la cultura mexicana, no se retirarán los restos de quienes han olvidado sus contribuciones por ocupar áreas.

Recordó que su administración decidió el cierre de los panteones los días 1 y 2 de noviembre, que tradicionalmente hay muchas visitas, como una medida de evitar concentraciones y nuevos contagios de Covid-19.

Van a estar cerrados, pueden ir antes a dejar flores y visitar tumbas. Preferible cerrar dos días, a lamentar nueva ola de contagios, argumentó.

Reconoció que se ha generado una cadena de comercio para los dos días de principio de noviembre, pero se prefiere afectar a un sector en particular que cerrar más el comercio de la ciudad si los números siguen disparados.