Infraestructura y seguridad para que los inversionistas confíen en LC

0
151
Martín Torres Causor, ex dirigente de la CMIC local.

Por Francisco Rivera Cruz

Ciudad Lázaro Cárdenas, como todo este municipio, acumula más de tres décadas sin avances, sin equipamiento y condiciones para alojar a los grandes inversionistas, a los cuales, alejan malos servicios, carencia de infraestructura y de seguridad, estimó Martín Torres Causor.

Entrevistado, dijo que como sociedad deberíamos pensar en no quitar el dedo del renglón y a través de nuestros representantes de gobierno bajar y realizar grandes proyectos, porque es hora que dejemos de vivir de la promesa de que vendrán.

Carecemos de una central camionera, vialidades amplias en los libramientos, recinto ferial, accesos viales seguros, un teatro, un hospital más digno y del tamaño de las necesidades de una ciudad portuaria como esta.

“Quienes tienen interés de invertir aquí, los ahuyentan las carencias y las incomodidades”, acotó el ex dirigente de los constructores.

Desde las importantes obras del recinto portuario e industrial, no hemos tenido más infraestructura y nos conformamos con dos calles y servicio de agua a una colonia, por eso hay diferencia enorme entre el puerto y la ciudad.

Pero además de ir sin obra relevante, la ciudad está creciendo con desorden, mientras la única promesa de orden vial, inversión, empleo y embellecimiento a la ciudad, ahí está frenado, dijo en referencia al distribuidor vial.

Ni gobernantes ni sociedad hemos buscado desarrollo, y mientras somos el Puerto más importante del pacífico mexicano, pero entre carencia y necesidades.

Al preguntarle si la coyuntura electoral podría ayudar a salir un poco de esa situación, Torres Causor sostuvo que no debemos esperar a que haya un proceso electoral para aspirar a ese beneficio.

Si bien en estas etapas salen a relucir necesidades por la ciudadanía y promesas por los que aspiran en los diferentes niveles de gobierno y representación, se deben buscar los medios para que se cumplan las ofertas.

No se debe caer en desilusión sino estar en sintonía como sociedad para hacer posible el derecho a que nos den el equipamiento y los servicios que hacen falta, sea agua potable, manejo adecuado de desechos, saneamiento de agua, lo que la sociedad vea que necesita para su bienestar.

De la esperanza de que el próximo sí nos cumplirá no pasamos, y nos debe obligar a ser cuidadosos de elegir a nuestros representantes, hay que aspirar a proyectos a gran escala porque habitamos un gran municipio y una ciudad con reconocimiento mundial por su puerto e industria, concluyó.