2020 HA SIDO AÑO MUY DIFÍCIL PARA EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN: AMIC

0
143
Abraham Zacarías Jacob, Presidente de la Delegación Michoacán de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC).

* Mayoría de los constructores en pausa; muestra de estancamiento económico.

Por Francisco Rivera Cruz

Algún par de empresas de la construcción han cerrado, pero la realidad es que la mayoría está en pausa, invernando porque es difícil bajar las cortinas de la noche a la mañana ya que tienen mucho equipo, recursos, donde la salida son los despidos, señaló Abraham Zacarías Jacob, Presidente de la Delegación Michoacán de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC).

Entrevistado, sostuvo que el presente ha sido un año difícil en varios sentidos, desde económico hasta lo social derivado de la pandemia, en una situación de sacudida mundial en donde México no es la excepción, lo cual es muy duro porque muchos de los recursos que se tenían previstos para obra se tomaron para dar prioridad al tema de salud.

Y si en años anteriores, había sido limitada la infraestructura, este 2020 con mayor razón, el gobierno federal no ha tenido recursos y el estatal ha sacado para obra sin embargo no basta para atender todo Michoacán.

El Jacob Cisneros dio cuenta que hay registrados en el padrón estatal alrededor de 1,200 empresas de la construcción a las que agregando las no registradas, se pulveriza la obra que tiene aplicación de unas 200 obras estatales en 2020, lo que prácticamente no ayuda al total de las empresas.

Y en el renglón de municipios todas han sufrido la falta de apoyo para infraestructura que venía ocurriendo de los programas de Fortalecimiento Financiero y los Regionales de Hacienda que desde hace dos años se cancelaron, con lo que los municipios prácticamente solo tienen el Ramo 033 y de él FAIS, y aunque aumentó el gobierno un 12%, son muy escasos los recursos por no tener otros montos que sumen y hagan suficiente “vaquita”. No suman ni una tercera parte de lo que venían teniendo los municipio en años anteriores, acotó.

El dirigente, señaló que en las seis delegaciones conformadas en Michoacán, se está levantando un diagnóstico por región, que de entrada arroja coincidente falta de recursos para hacer obra e infraestructura.

Anotó que hay maquinaria parada, pero la parte fundamental es el empleo y los recursos humanos; y que personal técnico, administrativo y de campo que deja de trabajar afecta a sus familias.

La obra pública genera el 28% de derramas económica y se involucra indirectamente, si no hay obra los empleos que se generan por la empresa pues éstas son nada.

Este año, los oficiales albañiles y de todas las especialidades en la construcción, al igual que los ayudantes, no tienen trabajo y eso le pega a las familias porque es parte importan de un desarrollo económico en localidades, el estado y país, agregó.

Aquí anotó que el Distribuidor Vial podría estar respondiendo a esta zona, “nos gustaría que ese proyecto se resolviera pronto, ayudaría a la región y al estado ante el monto de inversión considerable y esperaríamos que a la brevedad se resuelvan las pugnas legales en desarrollo y beneficio de este lugar”.

En el caso particular de Lázaro Cárdenas, donde dirige José Ángel Villarino, el sentir es falta de trabajo y lo más grave de falta de pago por quienes llegan de otros lugares trayendo contrato de obra, tanto en el puerto como la empresa privada ArcelorMittal, siendo que quienes hacen frente concluyendo las obras, son las empresas locales.

“No hay necesidad que vengan empresas de otro lado, para que terminen yéndose quedando a deber cuando al fin y a cabo las empresas locales son las que hacen los trabajo.

La idea es que los constructores locales, tuvieran consideración de APILAC y ArcelorMittal, para que la economía local crezca, “cuando eso ocurre el dinero se queda completamente aquí, en Lázaro Cárdenas”.

Creo que en el caso del Puerto está faltando el Gobierno local, en levantar la voz y aunque a las empresas privadas no se puede obligar, sí generar algunas condiciones para que se contrate a las empresas cien por ciento locales.

La idea de AMIC es que las empresas y gobierno sepan que hay constructores organizados, que hay capacidad técnica para generar obras de la índole que sea en este puerto.

“Creo que habrán cerrado algunas, pero la mayoría están en tema de espera de trabajo”, y respecto a que se vive proceso electoral, dijo que ojala que no sea motivo para reducir obra dado que ayuda a muchos sectores que ocupan mover su economía.

“El deseo es que el gobierno cierre el año con obra y sea bueno para 2021, independiente de las elecciones no deben marcar si hay más obra o no”.

Al situar que AMIC tiene 140 asociados en Michoacán, invitó a las empresas de la construcción, a organizarse ya que mientras sigan desunido, será un sector que pase la injusticia, la cual se manifiesta cuando en algunos municipios una o dos empresas realizan toda la obra pública.