SIN INGRESOS NI SEGURIDAD, ESTE 2020 ES ARRIESGADO PARA PROTEGER LA TORTUGA

0
137
Desde hace 7 años, los campamentos tortugueros de la costa michoacana han dejado de recibir apoyos económicos del gobierno, que se utilizaban principalmente para el pago de jornales de quienes participan en la recolección de huevos del quelonio y ha habilitación de los sitios de incubación, entre otras acciones.

* Son ya 7 años que el gobierno retiró apoyos económicos para cubrir jornales de las personas que participan en los campamentos tortugueros.

Por Francisco Rivera Cruz

Si bien desde hace siete años el gobierno dejó de ofrecer apoyos económicos para cubrir jornales a los cuidadores del campamento y recolectores, paulatinamente se venían supliendo recursos de alumnos y turistas, pero este año sin paseantes por la pandemia, también retiró en su totalidad los elementos de Marina y seguridad que hacían recorridos.

La situación es difícil, pero aun así de satisfactorios resultados señala Roxana Muñoz Reyes, que dirige al Centro de Protección Taracosta, quien informa que ahora se protegen hasta mil 500 nidos y hace 32 años, al iniciar la preservación de las especies de tortuga marina que anidan en estas playas, la cantidad rondaba los 400 nidos.

La cantidad revela recuperación del quelonio, principalmente en la especie golfina, dice la cooperativista de Playa Azul, quien informó que tienen  mil 537 nidos protegidos hasta la semana pasada, 148 mil 440 huevos y 130 mil 586 crías liberadas.

En ellos, de la especie negra se recuperaron a la fecha 5 nidos, en los que se resguardaron 437 huevos que dieron 430 crías liberadas.

De campamenteros se recogió el dato que este año, derivado de la pandemia, además de no haber paseantes que son quienes aportan víveres o algunos recursos a los centros de preservación de la tortuga marina, no se tuvieron recorridos por elementos de seguridad, incluidos los de Marina.

Ha sucedido que en temporadas hasta recorridos de acompañamiento se registran, sin embargo, este año los recolectores de los huevos que depositan las tortugas en los arenales, hacen su labor arriesgando su integridad frente a los depredadores humanos y salvajes.

En las redes sociales se compartió la entereza de Moisés Hernández, presidente de El Bejuco en Movimiento, en su guardia nocturna del Campamento Tortuguero Solera de Agua, duró horas resguardando un garapacho o gran caguama, como comúnmente se llama al ejemplar de la especie laúd, que por ser enorme corre más riesgo. “Me estoy jugando el pellejo”, pero quiero verla regresar al mar”, comenta durante la transmisión, el ambientalista.

Los depredadores, no se conforman con sustraer los huevos de la tortuga, muchas veces para más rápida sustracción, matan al ejemplar y la capan.

Sólo un campamento, Taracosta, en este periodo, ha encontrado 50 tortugas muertas en sus 3 kilómetros de playas que resguarda, junto a la Barra de El Tigre, en Playa Azul, lo que puede ilustrar sobre el saqueo que ocurre. En Lázaro Cárdenas hay siete campamentos autorizados que han evitado que la tortuga desaparezca o se convierta en habitante marino raro.