Empacadores pasan dificultades y solicitan les permitan trabajar

0
172
Personas adultas que laboran como empacadores de mercancías en las grandes tiendas, conocidos popularmente como “cerillos”, acudieron ayer a la JSN08 para solicitar se les permita regresar a trabajar.

Por Francisco Rivera Cruz

Tras ocho meses sin ingresos porque a raíz de la pandemia fueron retirados de las tiendas, un grupo de empacadores, comúnmente conocidos como cerillitos, acudieron a la Jurisdicción Sanitaria para solicitar se les permita regresa a labores.

En el tema, el Dr. Jonás García Delgadillo, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria, dijo que no pudo atender a los solicitantes por estar ocupado en funciones propias de su encargo fuera de la sede de la dependencia, sin embargo, de haber estado, les hubiera dicho que por decreto federal son un grupo que debe ser protegido y evitar exponerse.

Los demandantes de un reingreso a labores, centralmente mayores de edad, expusieron que han pasado muchas dificultades a falta de movilidad y de ingresos, los cuales, en una gran mayoría sirven para medicamentos y dietas especificas por cursar algunos padecimientos crónicos.

Señalaron que han tenido problemas y que depender en mayor medida al estar imposibilitados de acudir a las tiendas de cadena a empaquetar despensas y compras, ante lo cual demandan una oportunidad para reintegrarse.

Señalaron que trabajarían con las medidas debidas, aunque ya lo son cuando sólo uno está por caja, normalmente separados y hasta quienes están en espera se encuentran “con más que sana distancia”.

Expusieron que en otras ciudades ya trabajan empacadores aunque con las medidas pertinentes, y aquí no demandan un apoyo en recursos ni despensas, porque “son para los amigos del político en turno”, lo que quieren es la oportunidad de tener ingresos.

“Nos sentimos desprotegidos”, narraron tras acudir son su solicitud ante la autoridad sanitaria.

En el tema, Jonás García dijo que la Jurisdicción Sanitaria no es autoridad competente para permitir o no trabajar, que existe un decreto firmado por el presidente de la República para que se proteja a la población mayor de 60 años, lo mismo que a quienes tengan alguna enfermedad.

“Un decreto no es cuestión de discusión, de si puede alguna autoridad dar facilidades a sectores considerados”, atajó el jefe de la Secretaría de Salud para esta zona costera.

Extraoficialmente se conoció que el gobierno federal y empresas acordaron mecanismos para no dejar desprotegidos a las personas mayores que pudieran ser retiradas de labores, y que en las cajas de cobro de las tiendas hay un botecito o cajita para aportar recursos que supuestamente están siendo destinados para las personas que harían embolsan las compras del público.