Por omisión del gobierno federal, se desmorona la economía: Senador Toño García Conejo

0
163
En conferencia de prensa realizada la mañana de ayer, el senador perredista Antonio García Conejo, expresó que por ser omiso no es gobernar responsablemente, en alusión al presidente AMLO en el asunto del bloqueo a las vías del tren. (Foto: Kike Rivera).

Por Francisco Rivera Cruz

Ser omiso no es gobernar, es ser irresponsable, señaló tajante el senador Antonio García, quien sostuvo que el gobierno federal viene evadiendo su responsabilidad, a pesar de estar ante la posibilidad de perder miles de empleos.

Durante conferencia de prensa en este Puerto, dijo que era vil mentira que se le hubiera quitado el fuero al presidente de la República, porque se trató de ampliación a los delitos a los que se puede someter, ya que antes sólo era por traición a la patria y corrupción.

Ahora, homicidio, robo, secuestros y otros serán motivo para ser juzgado, aunque con un procedimiento distinto a un ciudadano, ya que pasará por la Cámara de Diputados y Senado, precisando que será también el caso de los legisladores.

Lamentó que se perdiera el discurso de candidato de que el país mejoraría apenas asumiendo y lo que se ha hecho es concentración de poder y dinero, sin permitir el debate ni el análisis, y muy lejos de la distribución justa de la riqueza.

Muestras de la concentración de poder económico en el Presidente, dijo es que se le rascan más recursos a municipios y estados apoyados en la obsoleta ley de coordinación fiscal, y ni siquiera y 20 de cuando se recibió este gobierno, además de más engaños, pues al sector turístico se presume destinar 38 mil millones de pesos, cuando de ese monto, más de 36 mil van al proyecto del tren maya.

En lo que respecta al tema de la toma de las vías, Toño García dijo que no es nuevo el tema y persiste desde hace dos décadas, cuando en 1992, hubo acuerdo de que el gobierno estatal se responsabilizaría del 15% y el resto la federación, y en los años siguientes “el gobierno federal, le fue sacando cañas al tercio”.

El estado fue cubriendo más porcentaje, y se sumaron las presiones de grupos magisteriales para plazas automáticas, y gobernadores que porque no les hicieran manifestaciones, firmaron minutas y más minutas, sumando 20 bonos diferentes.

De hecho, dijo, el gobierno federal y estatal están cumpliendo con sus compromisos, el pendiente son los bonos dejados de pagar por 15 o 10 años, y un acuerdo para federalizar la nómina que ha sido interrumpido.

El grupo que toma las vías, recordó el senador perredista, argumenta que se le siguen debiendo bonos históricos, y la verdad, hay tiente político al mantener vías férreas tomadas como medio de presión, buscando el desgaste para el gobierno del estado.

Al ponderar que la las vías de comunicación son responsabilidad del gobierno federal, y entonces la federación no están haciendo lo que les corresponde y en esa omisión están tronando empleos.

Señaló que presentó el pasado jueves un exhorto para que la SCT requiera a la fuerza pública y si los manifestantes evaden el diálogo, se proceda al desalojo de las vías.

Al sostener que a los maestros no se les debe una quincena, dijo que decir lo contrario por un grupo de educadores es meramente un argumento motivado por intereses de otra naturaleza, dado que hay una disidencia que demanda reconocimiento como otro sindicato para recibir atención nacional.

Enfatizó García Conejo que se está causando severo daño al país, ya que Puerto Lázaro Cárdenas no tiene la misma movilidad, mientras Manzanillo y California están incrementando la carga que deja de llegar acá, y el problema es que cada barco que descarga en otra terminal, significa mermas de empleo para los michoacanos y el país.

Realizó un llamado enérgico al gobierno federal a actuar con responsabilidad, porque se juró hacer cumplir la Constitución y las leyes que emanan.

“Ser omiso no es gobernar, es irresponsable ante una situación grave: miles de empleos están en riesgo, en las industrias automotriz, del plástico y hasta Pemex.

Y con el bloqueo no se pega a grandes empresas sino a la clase trabajadora al evitarle o quitarle empleo. “La omisión es un delito”, citó al adelantar que se analizan las vías legales, posiblemente vía Suprema Corte.

De por sí la economía ya es estaba desmoronando por pandemia y esta imprudente omisión, la empora, debiendo actuar porque así otros se pueden poner mañana con el valor que no se aplica la ley, selló.