JUEZ DE DISTRITO DA DURO REVÉS JURÍDICO A LOROS

0
437
Ojalá y que pronto veamos hecho realidad esta fotografía tomada del video animado del Distribuidor Vial planeado para esta ciudad.

* Ordenan sobreseer el amparo que promovió la empresa Loros contra APILAC, por la dilación en la reposición del nuevo fallo licitatorio del Distribuidor Vial.

Por Rafael Rivera Millán

La Justicia de la Unión, dio un revés jurídico a la empresa Loros, S. A. de C.V., propiedad del actual presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Michoacán, Raymundo López Olvera, empresa que se ha inconformado dos veces por sendos fallos de la licitación de la obra del Distribuidor Vial de esta ciudad, obra que se encuentra suspendida por esa razón desde hace un año, esto, al resolverse el juicio de amparo número 267/2020, promovido por Loros.

De acuerdo con la publicación en la página de la Judicatura del Poder Judicial de la Federación, de lo que nosotros tenemos copia, el pasado 24 de febrero, el Juez Octavo de Distrito con sede en Uruapan, da a conocer la sentencia que emitió al resolver el juicio de Amparo promovido por el apoderado jurídico de Construcciones Loros, S. A. de C.V., contra actos del Titular del Área de Responsabilidades del Órgano Interno de Control en la Administración Portuaria Integral de Lázaro Cárdenas,  S.A. de C. V., y otras autoridades, ordenando sobreseer dicho juicio, es decir, en otras palabras, le negó el amparo y por lo tanto ahora le tocará al OIC de APILAC, determinar en qué fecha, si otra cosa no sucede, las empresas IDINSA e ICA arrancan de nuevo los trabajos de esa obra.

Cabe recordar que el 20 de agosto del 2020, la APILAC        dictó resolución de reposición del fallo de la licitación de la obra del Distribuidor Vial que a inicios de diciembre del 2019 otorgó a favor de IDINSA e ICA, según licitación número 09178002-027-19, determinando nuevamente como ganadoras de esa licitación a ambas empresas, por lo que la compañía de Raymundo López se inconformó con el fallo de reinicio de las obras, promoviendo un incidente que fue admitido por el OIC de APILAC el 26 de agosto del año pasado, decretando la dependencia a cargo de Rafael Gil, la suspensión de la obra, detenida ya desde inicios del 2020, con la primera inconformidad de Loros.

Ese amparo fue sobreseído por el Juez Octavo de Distrito, esto es, en otras palabras, la empresa Loros no tuvo razón en inconformarse por la dilación del segundo fallo de la licitación de la obra del Distribuidor Vial, en donde por segunda ocasión su propuesta técnica y económica fue desechada por las razones que se expusieron en su momento, entre ellas que no tenía la solvencia económica suficiente para realizar una obra de esta naturaleza, según se lee en el fallo del 20 de agosto del año pasado.

Sin embargo, y es lo que causa extrañeza a quienes saben de estos procedimientos, es que el OIC que encabeza en la APILAC Rafael Gil, a seis meses de haber admitido en trámite el citado incidente de Loros, sin causa justificada alguna, ha retardado la solución del asunto, recayendo ahora, con la resolución del Juzgado Octavo de Distrito con sede en Uruapan, Michoacán, o como luego se dice, la pelota ahora está nuevamente en la cancha del Órgano Interno de Control la responsabilidad del retraso del reinicio de los citados trabajos, y que según expertos consultados por Gente del Balsas, tanto jurídicos como del área de la construcción, al OIC ya no le quedará de otra que ordenar en lo inmediato se reinicie la obra, porque Loros ha perdido el juicio de Amparo que intentó ganar.

Simplemente dicen nuestras fuentes, Loros o Raymundo López Olvera trató de retardar la obra, con fines perversos, para tratar de que la APILAC no le hiciera efectiva la fianza que depósito por más de 40 millones de pesos por sus inconformidades, y que ahora tendrá que pagar para cubrir daños y perjuicios a IDINSA e ICA, porque además su segunda inconformidad no fue porque lo hayan eliminado de nuevamente de la licitación, sino más bien fue por el tiempo que la APILAC se tardó en reponer el fallo de la multicitada licitación.

Incluso en una entrevista con el Noticiero de este diario, el constructor Mariano Ortega Sánchez, dueño de la empresa Yelimar que participó en la licitación de la obra del Distribuidor Vial, llegó a pedir la destitución de López Olvera como dirigente estatal del CCE, porque en lugar de pugnar porque haya obra pública en la región, con su actitud mezquina, lo estaba impidiendo, poniendo en riesgo de que los recursos asignados, de casi 500 millones de pesos, se cancelaran, y que ahora, al reanudarse la obra, esta necesariamente tendrá que costar mucho más caro que el presupuesto inicial.