PARA SALVAR “PELLEJO” DEL EX TESORERO, INTENTARÁN HOY APROBAR CUENTA PÚBLICA 2020

0
217
La mañana de este viernes, en dos sesiones extraordinarias de cabildo, se intentará primero revocar el acuerdo de reprobación de la cuenta pública 2020 y después aprobarla. (Foto de archivo).

* Van por tercer intento por retirar etiqueta de reprobada a la Cuenta Pública 2020.

Por Francisco Rivera Cruz

El viernes 5 de marzo una mayoría del Órgano de Gobierno, entre ellos cuatro morenistas que estuvieron en la planilla de María Itzé Camacho en el 2018, reprobó la Cuenta Pública del ejercicio 2020, que el 14 de abril anterior, cuando la mencionada era nuevamente candidata al cargo de alcaldesa, se intentó fallidamente fuera aprobada.

Como dice el dicho que la tercera es la vencida, este viernes 25 de junio, hay un nuevo intento de que la Cuenta Pública sea aprobada, para lo cual se ha citado a los integrantes del Cabildo a dos sesiones extraordinarias.

La Cuenta Pública 2020, según la sesión del primer viernes de marzo se reprobó por falta de claridad y transparencia y porque advertían simulaciones, además de que para muchos de los integrantes del Órgano de Gobierno faltó información.

Durante el desarrollo de la sesión extraordinaria de aquella fecha, se pedía aclarar sobre préstamos personales, gastos excesivos en algunos rubros de la administración y se denunció que Tesorería los ignoró o respondió sin despejar dudas.

Entonces, se dijo que para evitar responsabilidad y sanciones, se rechazaba el contenido y con ello la Cuenta Pública elaborada por el tesorero municipal Manuel Esquivel Bejarano.

La rechazaron cuatro miembros del Órgano de Gobierno que fueron parte de la planilla con la cual Morena ganó las elecciones del 2018, el síndico Miguel Ángel Peraldí, y los regidores Zulma Nayelli Tovar Gil, Mario Adrián Pérez Ibarra y Bertha Alicia García Rico.

A la decisión de rechazo, se agregaron los regidores Oscar Daniel de la Peña Carmona, emanado del PRD; Lorena García Posada, del PAN, y Jesús Mayoral Zamora, del PT.

Entonces, el Síndico y los regidores Bertha Alicia García y Mario Adrián Pérez, presentaron por escrito sus observaciones por las cuales rechazaban la Cuenta Pública, revelando que no se les respondió al estatus del contrato entre el Ayuntamiento y le empresa Tax Company y su proyecto de actualización catastral; lo mismo que en el manejo de recursos del programa para el Fortalecimiento de Seguridad Pública (Fortaseg), donde se había detectado sobrefacturación de patrullas.

Es de anotar que el regidor independiente José Ángel Polanco, quiso tomar parte de la sesión, pero como tenía licencia a partir de esa fecha, jurídicamente estaba impedido a votar y tomar parte de los trabajos, así que estuvo en la sala, pero con goce de su licencia.

Camino a cambiar la decisión del Cabildo del 5 de marzo, el martes 13 de abril se citó a dos sesiones extraordinarias, habiendo trascendido fuertemente que la alcaldesa tenía a su favor ya el voto del petista Jesús Mayoral y asegurado el de Martín González Álvarez, suplente del regidor José Ángel Polanco.

Sin embargo, la intentona acabó significando una mayor grieta en la administración municipal, ya que dos de los integrantes del Órgano de Gobierno, Alejandro Soberano Ramírez, que entonces suplía a Felimón Acosta, y Bertha Alicia García, acudieron a la Fiscalía Regional a presentar denuncia penal por haber sido amenazados telefónicamente que correrían riesgos en caso de presentarse a las sesiones.

Antes de la hora de la sesión, ya había trascendido las denuncias, por lo que las sesiones fueron abortadas, y de acuerdo al secretario municipal Horacio Ramírez, justo al iniciar la primera reunión, la alcaldesa Camacho Zapiain, se reportó indispuesta por cuestiones de salud.