De aplicar Atlas de Riesgos no se comprarían riesgos: Romero

0
235
El comandante Jorge Romero Alvarado, de Protección Civil Estatal, durante su participación anoche en el Noticiero de este diario.

Por Francisco Rivera Cruz

Nuestra madre tierra está recamando nuestras malas acciones que a través del tiempo hemos realizado, como robar espacios y construir en sitios naturales, señala Jorge Luis Romero Álvarez, Comandante de Protección Civil Michoacán y encargado de la jefatura de bomberos.

Sostiene que si se volteara a ver el Atlas de Riesgo no se comprarían peligros, ya que el agua, por ejemplo, reconoce sus cauces y lo que en su momento se le ha quitado.

“Compramos riesgos, hay zonas donde no se debe construir. Lugares que hacen casas muy bonitas, porque hace 15 años no pasa nada aquí. Y llega el día que el agua reclama sus espacios”.

En otro tema, el Comandante informó que varias dependencias, entre ellas Sedrua y Secretaría de Turismo, levantan recuento de daños dejado en la costa por los fenómenos meteorológicos.

De acuerdo a los datos de Protección Civil de Michoacán tiene, dijo, la mayor afectación ha ocurrido a enramadas y el sector turístico, aunque también lo ha habido a cultivos y las infraestructuras y servicios en los municipios.

Una vez que se conozcan daños y haga el análisis de necesidades, deberán los gobiernos en sus tres niveles responder a la mitigación de impactos, consideró Romero Álvarez.

Ante el planteamiento de que el Fondo Nacional para Emergencias (Fonden) desapareció, en los medios para subsanar, “la respuesta precisa la trabajarán los gobiernos municipales y estatal”, marcó.

Por otro lado, anunció que el viernes de esta semana, en la Sala de Cabildos de la presidencia municipal porteña, se desarrollará una plática magistral dirigida a autoridades responsables de seguridad.

El curso, de 7 horas, abordará las estrategias para poder actuar en casos de desastres, con optimización de los recursos materiales y humanos en aras de que den los mejores resultados, “y no que cada quien ande trabajando por su lado”.

El curso tiene importancia cuando este rincón de Michoacán tiene todas las condiciones de vulnerabilidad: sismos, huracanes, movilización humana, industria, manejo de residuos peligrosos y otros, y la charla –que se origina en un magno incendio en Canadá– será impartida por bomberos mexicanos experimentados en varios momentos de crisis.