De la aseguradora depende celeridad a los trabajos de reparación al sifón: Conagua

0
277
En reunión ayer, productores de plátano y ejidatarios de Guacamayas, urgieron a la CNA acelerar los trabajos de reparación del sifón dañado, para evitar grandes pérdidas agrícolas por la falta de agua en el canal de riego.

Por Francisco Rivera Cruz

Dos rutas se siguen para poner solución a las afectaciones que dejaron las intensas lluvias del huracán Enrique, en la ruptura del sifón El Badén y el canal del sistema de riego, en la tenencia de Las Guacamayas.

Lo anterior se desprende la reunión que el representante regional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), como responsable del Distrito de Riego 098 José María Morelos, Valeriano Ortega Noredo, sostuvo ayer lunes en la Casa Ejidal de Las Guacamayas, con la mesa directiva de dicho Ejido y productores.

Esas rutas son que la aseguradora responda para dar paso al proyecto técnico y la reparación al llamado sifón cinco, del sistema de riego Las Guacamayas–Chucutitán, el cual cruza el Arroyo del Barco.

Además, platicar con los “areneros” de la zona, como se denomina a los extractores de arena, quienes en alguna forma habrían contribuido a que el sifón quedara prácticamente en el aire.

Se aseguró que en las acciones de reparación al canal de riego, está puesto como prioritario el tramo que inunda a la colonia La Joya, donde se derribó una de las paredes del canal.

En la reunión tomó parte Uriel García Rosiles, quien a nombre de los productores, particularmente de plátano, externó preocupación porque los trabajos se prolonguen y sean afectados en los cultivos, que se hacen a lo largo del sistema y donde solo en plátano se tienen 280 hectáreas.

Comentó el productor al acabar el encuentro que bien se puede aprovechar el actual verano que ofrece la canícula para las reparaciones, y que insistirá en que las tareas de reparación no se demoren.

Y es que, una tardanza en restablecer el agua, se dijo, durante el encuentro, significa pérdidas económicas directas a productores de mango, papaya, plátano, hortalizas y otros cultivos, además de despidos temporales a los trabajadores del campo.

En 2013, otro fenómeno hidrometeorológico causó daños al sifón y entonces se tardaron seis meses en las reparaciones, los participantes de la mesa ejidal ayer subrayaban la necesidad de acelerar los trabajos.

Entre los participantes estuvieron además, Daniel Soberanes, empresario que sustrae en banco de roca en la zona cercana al sifón, uno de los areneros. Conagua ofreció originar de inmediato un encuentro con los areneros en general, para tratar el tema con ese sector.

Todo deriva de que tras las fuertes lluvias del huracán Enrique, el sifón en mención resultó con al menos ocho grandes fracturas, en sus 150 metros lineales, por lo que debe ser demolido y remplazado, valoración y proyecto que depende de la aseguradora y la propia Conagua.