Todavía sin proyecto para reparar el sifón dañado por las lluvias en junio

0
212
Esta semana se cumplirán dos meses de que las lluvias torrenciales que dejó a su paso en la región el huracán Enrique, dañaran seriamente el sifón del canal de riego Guacamayas-Chucutitán, y a la fecha sigue sin repararse.

Por Francisco Rivera Cruz

El viernes 25 de junio, frente a las costas de Lázaro Cárdenas se formó el quinto evento ciclónico del Pacífico, que se convirtió en el huracán Enrique, mismo que por sus intensas lluvias, el lunes 28 rompió una pared del sistema de canales de riego, inundando la colonia La Joya, en la tenencia de Las Guacamayas.

Otro daño del meteoro fue al sifón que cruza el Arroyo del Barco, en zona cercana al rancho El Badén, que resultó con al menos ocho grandes fracturas, en menoscabo de los productores de frutas y hortalizas, entre Las Guacamayas y Chucutitán, usuarios del mismo sistema de canales.

A la fecha y desde la semana pasada, se está trabajando para reparar el canal en la zona de la colonia La Joya, mientras el proyecto técnico para subsanar el sifón se concluye, señaló Uriel García Rosiles, productor de plátano, y quien a nombre del sector ha urgido mayor celeridad a los trabajos.

Manifestó que mientras se tiene el proyecto técnico y se decide si la parte que del sifón se llevó el agua es reparado con un tramo de volado, enterrado o la altura del que se averió en 2013 y en junio de este año, los productores han recurrido a medidas temporales, dado que algunos de los frutos que cosechan no se pueden quedar sin agua más de quince días.

La construcción de norias en la mayoría de sus huertos, y en algunos de pozos de retención, son acciones que desarrollan, porque desafortunadamente pasarán muchas semanas para que les restituyan el suministro de agua.

En 2013, cuando el huracán Manuel, siniestró el mismo paso de agua, para la reparación del tramo tuvieron que pasar seis meses, y entonces, sólo los productores de plátano y mango, reportaron pérdidas directas de 20 millones.

En aquel entonces, el tiempo se fue entre que la aseguradora liberaba recursos para la reparación, se elabora el proyecto técnico y se ejecutaban los trabajos.

Esta vez, el daño es mayor y todo el sifón está fracturado, en perjuicio directo, sólo en el caso de productores de plátano, de casi 280 hectáreas que se cultivan entre Las Guacamayas a Chucutitán.