Con costales reparan el canal de riego; vecinos de La Joya lamentan “la broma”

0
348
La gráfica es más que elocuente, aquí se puede observar la forma en que se está “reparando” por parte de la Conagua, el canal de riego que se rompió y que inundó a una gran parte de viviendas de la colonia La Joya de Guacamayas.

Por Francisco Rivera Cruz

“Parece broma, pero con tecnología ‘hay se va’ repararon el canal”, dice Leticia V., vecina de La Joya, apuntando hacia el canal reparado por una compañía, contratada por Conagua, que está entregando concluidos los trabajos.

Las lluvias del huracán Enrique, a finales de junio, producto de un taponamiento al canal y grandes cantidades de agua que llevaba, tronó un pedazo del concreto, lo que ocasionó por varios días calles y viviendas inundadas en ese asentamiento, ubicado al poniente de la tenencia de Las Guacamayas.

Sin cemento colado, como el resto del canal, solo con unos costales –llenos de tierra– recargados y tierra apisonada, fueron los trabajos, afirman moradores de La Joya, quienes semanas atrás se vieron afectados por el agua que tipo cascada caía del canal averiado hacia la colonia.

“Esa no es austeridad, esa es porquería”, dijo uno en alusión a los trabajos que tardaron mientras Conagua y la aseguradora estaban estudiando la situación y que habría realizado una empresa, supuestamente llamada LMI, de los constructores preferidos de la Comisión Nacional del Agua.

“Esos costales recargados, apenas lleve agua el canal, se los va a llevar la corriente para bloquear sabe dónde, y vamos a quedar peor que antes. Antes con loseta de cemento estuvimos inundados, ahora con tierra, no es difícil imaginar. Han de estar rezando quienes contrataron y construyeron porque no venga ningún ciclón para que no quede a la vista su cochinada de obra”.

Llamaron a Conagua a tener seriedad y a las autoridades no permitir este tipo de situaciones que elevan riesgos en lugar de evitarlos.

Cabe señalar que el tramo del canal dañado, es parte de las reparaciones que han venido exigiendo los productores agropecuarios de esta región, particularmente los plataneros, quienes temen que la avería del sifón cinco, en Las Guacamayas tarde mucho y afecte sus cultivos ya que deje de llover.