Exhorta Padre Goyo a un cese al fuego en Tierra Caliente de Michoacán

0
240
El Padre Goyo hizo un llamado de cese al fuego en la zona de Tierra Caliente de Michoacán.

Por Ángel Méndez

Apatzingán, Mich., 24 de septiembre de 2021.- Desde la Tierra Caliente michoacana, el conocido Padre Gregorio López, el “Padre Goyo”, a través de un video publicado en sus redes sociales, en el nombre de Dios exhortó a un cese al fuego en  esta región de Michoacán, y a trabajar mucho en el tema del perdón, de la reconciliación, del dialogo, de la fraternidad, indicando que “aquí no hay de otra, o hacemos las cosas bien, o nos morimos todos; o nos salvamos todos, o nos condenamos todos; en este barco vamos todos y todos tenemos que remar”.

Tras destacar la urgencia de aplicar una justicia transicional, el Padre Goyo expresa que se ha perdido toda la escala de valores, pero sobre todo, se ha perdido el amor a la vida y al trabajo, e indica que es hora de recuperar los valores, de reorientar la brújula, de cambiar de método, y que es con el trabajo honesto donde se tiene que encontrar la plenitud y la realización.

Y profundiza, “necesitamos hoy hombres y mujeres que vuelvan al trabajo honesto, dejar esos trabajos ilícitos, salirnos de ese camino de la discordia, de la impunidad, de la mentira, del odio, es necesario volver al rancho a trabajar”.

“Se que los hermanos metidos en el conflicto son hombres y mujeres de bien, se equivocaron metiéndose en un camino aparentemente fácil, pero vemos que no es fácil. El camino del odio, de la confrontación, de la brutalidad, de la venganza, es el camino incendiario que lleva al fracaso”.

“Es preferible que tus hijos compartan un pan, un plato de frijoles con tortillas ganado con el sudor de tu frente con dignidad, a comer un bistec que lleva la sangre de tu hermano”.

El Padre Goyo también se pronunció “por exhortar a todos los hermanos que se han involucrado en este camino de la violencia, de la confrontación, de la guerra, una guerra fratricida, a volver al rancho, a volver a los orígenes, a recuperar lo sano, lo bueno, lo santo, lo puro, lo perfecto, a enseñar a sus hijos el camino del bien, a vivir en paz, a gozar de la familia, a gozar de las tradiciones religiosas, de las fiestas, a gozar de tu pueblo, de tus hijos, del calor del hogar”.

“Invitarlos a todos a ser hermanos, como el hijo pródigo, abrimos las manos al hijo que se equivocó, aunque haya quien nos condene, quien nos apunte, y les señale, habrá muchos brazos abiertos, la Cruz siempre estará abierta hacia el perdón”.

Y reiteró, “necesitamos trabajar mucho en el tema del perdón, de la reconciliación, del dialogo, de la fraternidad, aquí no hay de otra, o hacemos las cosas bien, o nos morimos todos, o nos salvamos todos, o nos condenamos todos, en este barco vamos todos y todos tenemos que remar, los exhorto a todos en nombre de Dios a un cese al fuego, a trabajar en una estrategia en la que cada quien ponga un granito de su parte para hacer las cosas bien, como Dios quiere”.

Y finaliza el Padre Goyo: “preguntemos en nuestra mente a Dios que es lo que quiere”.