Huracanes y tormentas asestaron sus peores golpes a los pescadores

0
213
Como suele ocurrir todos los años, las lluvias, tormentas y huracanes, dejan grandes afectaciones a los pescadores ribereños de LC. (Foto ilustrativa).

Por Francisco Rivera Cruz

Aunque al determinar afectaciones por las que se declararon zonas de emergencia, se fijaron en las inundaciones y daños a la red carretera y otras infraestructuras, los pescadores no tuvieron la mirada de las autoridades, fueron de los afectados también, afirmó Casto García Serna.

“De lo que enfrentamos podría verse de inmediato si nos fijamos cuántas veces Capitanía ha cerrado el puerto”, dijo el dirigente del sector, respecto a las ocasiones que se restringió la salida de embarcaciones a la mar.

A raíz de las incontables restricciones, muchos desertaron, “se fueron a sacar pa comer, incluso a actividades no muy seguras (sic), pero no podemos como sector decir vamos a sentarnos a rascarnos la panza o echarnos a la hamaca para esperar la renta o los abonos”.

El llamado es a quienes toman las decisiones a que haya mecanismos “que eviten la desbandada, para que se vayan a otras actividades riesgosas”, señaló.

García Serna, anotó que ya la pandemia había dado “bajón a las ventas” y luego las condiciones climáticas acabaron de convencerlos para que se fueran a otras actividades, a un número importante de sus compañeros.

No podemos reclamarle a nadie, pero el gobierno debe entrarle, a nosotros se nos invita a toda actividad política y nos han abandonado, desde hace años retiraron los programas de empleo temporal que no permitían esperar los momentos de pesca, habiendo trabajado desmaleza o limpieza de lirio al río, entre otras actividades.

No situó cuántos de sus compañeros emigraron de actividad productiva, sólo dijo que hay una importante merma de cooperativistas, de los 500 que son en el Río Balsas y mil en el municipio.

Cerró quejándose que cuando ocupan votos “nos invitan y saben dónde encontrarnos. Cuando ya son gobierno a que difícil para dejarse ver”.