Advierte Mecino que los Centros de Conciliación pudieran no funcionar

0
113

Por Francisco Rivera Cruz

Durante el Panel de Expertos en temas laborales dentro del Foro Laboral organizado por el Poder Judicial de Michoacán en esta ciudad, el Magistrado Sergio Mecino Morales, advirtió que a los Centros de Conciliación Laboral si no se les destinan presupuesto y personal, pasará que también, como ocurre con las Juntas de Conciliación que desaparecen, se pueden saturar.

El Magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa de Michoacán, participó con economista Laura Yunuén Mejía Béjar, la catedrática Isidra Saltó Núñez y el Juez Sergio Hernández Carrillo, respondiendo a por qué la reforma laboral, sus alcances, la contribuye a la democracia sindical y los ajustes en conciliación y justicia laboral.

Sobre si había necesidad de reforma laboral, Salto Núñez mostró un expediente que tardó 6 años para un “laudo de papel”, que no pudo ejecutarse por falta de personal y rezago operativo en la Junta de Conciliación y Arbitraje; Laura Yunuén anotó que era necesaria una adecuación porque durante el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, el primero se quejó de carencia de suelo parejo dado que no había justicia laboral ni prestaciones seguras en México.

Mecino Morales mencionó que la reforma anterior se dio en 2012 con adecuación en 2019, y la presión local e internacional es con la queja de que la justicia laboral no camina; mientras que Jorge Alejandro apuntó que la reforma anterior permitía juicios largos y desgastantes, con incidentes que detenían hasta año y medio, “eso se acabó, ahora hay plazos cortos y definidos”.

Sobre los alcances y las obligaciones de la nueva reforma laboral, Isidra dijo que cambiará hasta la catedra porque en el viejo modelo se pedía a los abogados ser combativos y no negociar, ahora aparecen figuras de agilidad y propuesta de solución; a ello, Laura Yunuén hizo reconocimiento al Congreso del Estado por trabajar el tema en tiempo record y tender alianzas con el Poder Judicial y el Ejecutivo.

Mecino anotó que el Poder Judicial estará obligado a crear estructura y tener juzgados especiales para una justicia laboral pronta; el Ejecutivo a contar con Centros de Conciliación y expertos que impidan lentitud en asuntos y se judicialicen.

En cuanto a democracia sindical, Laura Yunuén expresó que en ese tema nos había quedado en el siglo XIX, pero la situación cambia y la votación por sus dirigentes dará liderazgos producto de un voto libre y secreto; tema en el que Mecino fijó que ya en el papel había la figura de libertad sindical, solo que ahora, finalizan las decisiones a mano alzada, donde el miembro sindical vota con miedo a la exclusión.

En conciliación y justicia a partir de la nueva reforma, Isidra afirmó que es punto medular y tener medios alternativos quitará trabajo a los juzgados; Laura Yunuén celebró los nuevos tiempos, ya que “un juicio en seis años es aberrante”, ahora y con conciliación en la parte central, 45 y 120 días, será lo máximo.

Mecino observó que la conciliación estaba establecida en la Ley General del Trabajo sin embargo ahora tiene medios en la idea de despresurizar en un 75% a los juzgados laborales, sólo que, advirtió, sin presupuesto y personal, en las áreas de resolución, “pasará lo mismo”.