Mejora matanza y la calidad de la carne en el Rastro Municipal

0
515
Coordinación entre ganaderos, introductores y tablajeros, ha mejorado la matanza en el Rastro Municipal.

Por Francisco Rivera Cruz

Haber hecho equipo entre ganaderos, introductores y tablajeros para aprovechar el Rastro Municipal es lo mejor que ha pasado y en beneficio de consumidores y de la economía regional, señaló Benjamín Nava Sánchez, administrador del inmueble.

Dijo que con dicha sinergia, se ha logrado también dar la batalla a las tiendas de autoservicio y departamentales, porque hay calidad de carne y ha mejorado el precio.

De entrada, el logro sería que el ganado que ingresa para matanza es de mejor calidad, el 95% del ganado es de toretes y vacas de engorda y el otro 5 por ciento son vacas de campo.

Todo empezó en la necesidad de que las reses que llegan al rastro fueran de mejor calidad para poder ser competitivos, con lo que el consumidor tiene o compra productos cárnicos de mejor calidad, “y claro es que el ganado pasa por una serie de inspección fitosanitaria, que eleva confianza en lo que consumimos”.

Hay un químico y un médico al cuidado del sacrificio de los animales y su buen estado, y satisfactoriamente más del 40% ha incrementado la matanza, y se tiene un promedio de mil 100 reses por mes, cuando antes no se llegaba ni 700.

En lo que ve a cerdos, son sacrificados entre 600 y 700 al mes, se ha mantenido el promedio y en caprinos apenas son 20 por semana, porque las nuevas generaciones no consumen chivo, el poco mercado que se mantiene es para personas mayores. Se prefiere barbacoa y menudo, cuando años atrás la birria de chivo hacía la unión familiar, recuerda Nava Sánchez.

Para llegar a estos logros, dijo, se ha dado valor agregado a la engorda local. Antes el enfoque estaba al ganado foráneo, pero ahora la asociación ganadera se ha puesto las pilas trabajando para que el ganado local sea mejor que el que se trae de fuera.

Fue cuestión de insistir en ejemplos y muestras de operatividad de otros rastros, difundir tips de cómo hacer para ver mejoras, “los ganaderos querían, pero tenían miedo de que no les compraran los tablajeros, hoy tienen confianza de que les comprarán porque llegan con ejemplares de calidad”.

Y lo mejor, el dinero circula en la ciudad y región. Antes si madrugaba un carnicero lograba res y carne de calidad, ya tarde se compraba lo que se ofreciera, incluso en canal, venían proveedores de Guadalajara o Morelia, entre ellos SuKarne, Kekarne, Bachoco; se compraba foráneo, y ahora que ya hay calidad que cumple con normas y se consume local.

Es el mismo consumo, sólo que se aprovecha nuestro rastro, en otras palabras, se crearon las condiciones para que introductores, ganaderos y tablajeros hagan unidad. Antes como que no había buena relación; hoy el carnicero es el interesado en que ganadero esté.

“Con esto, se ha podido competir a tiendas departamentales, antes no podíamos, nos quedábamos en intento con la calidad, hoy la tenemos, y hasta mejor precio”, resaltó el administrativo.

Damos batalla, competencia en calidad y precio a quienes venían a ofrecer antes, agrega, resaltando que gracias a las condiciones que se trabaja en el rastro, hay mejor calidad de carne en carnicerías locales.

Finalmente, destacó que la contribución para que también mejore el inmueble del rastro municipal ha sido tripartita, entre Ayuntamiento, tablajeros e introductores.

Se hizo embellecimiento interno y externo, porque al arreglar y aplicar orden y limpieza, se ha creado un mejor ámbito laboral, “tener un rastro limpio y con las herramientas y equipo motiva al trabajador; comprobado”.