MEDIANTE LA HUELGA, BUSCAN MEJORAR CONDICIONES LABORALES EN LA POLITÉCNICA

0
560
Por tabulador salarial congelado, hay docentes y personal de apoyo con salario muy por debajo de lo que señala el salario mínimo: Sindicalistas. (Foto: Kike Rivera).

* El movimiento laboral se tiene estimado estalle en la Universidad Politécnica de Lázaro Cárdenas, a partir de las doce del día de hoy jueves.

Por Francisco Rivera Cruz

Porque llevan años en negociaciones sin poder concretar acuerdos y en estos calculan que el poder adquisitivo perdido es del orden del 57 por ciento, integrantes del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Politécnica de Lázaro Cárdenas (SUTUPLC), estallarán huelga a las 12 horas de mañana jueves 9 de febrero.

El movimiento de huelga, que sería el primero en la década de existencia de la Universidad, afectaría a 822 alumnos que hacen carrera universitaria o toman uno de los dos diplomados en la institución, “pero no se nos deja alternativa”, sostuvo el Sindicato.

En declaraciones a este medio, Francisco Javier Aguilar Mosqueda, secretario general del SUTUPLC, lamentó que no hayan bastado para la Junta de Gobierno de la administración estatal prórrogas, pláticas formales e informales, y como se ha abusado de la disposición de los trabajadores sindicalizados, “nos vamos a huelga”.

Narró que de 2012 a la fecha, solo han gozado de un incremento al tabulador en 2018, que se les ofreció un 3.14, con lo que hay compañeros en la Politécnica que tienen ingresos menores a lo que supone el salario mínimo.

Para llegar a la huelga que este jueves estallarán, las pláticas formales arrancaron el 25 de febrero del año pasado, pero por lo visto para el gobierno no merece atención la comunidad escolar de la Universidad Politécnica, expresó Jaqueline Muñoz Beltrán, secretaria de Finanzas del SUTUPLC.

Señalaron que con el Secretario de Educación Superior del Gobierno del Estado, Horacio Anaya, se venía negociando y un había acuerdo, que se echó abajo con el argumento de que no hay presupuesto.

El acuerdo que se venía trabajando, la rectora lo sometería a la Junta de Gobierno, que es el máximo órgano de la Universidad, donde Anaya es representante del gobernador, y sin embargo se ignoró, considerando los trabajadores que se más que por falta de presupuesto, fue por negativa a ceder, dijo Aguilar Mosqueda.

Detallaron que la Universidad donde laboran no goza de lo que sí tienen las escuelas hermanas, que año con año reciben incremento salarial, teniendo el dato que este año fue de un 4%, el pasado de 3.5 y anteriores también hubo porcentaje.

Sobre cómo llegan a la situación de inminente estallido de huelga al medio día de este 9 de febrero, dijeron que movidos por haber perdido el 57% del poder adquisitivo a falta de incrementos y trabajar un tabulador de salario congelado, a la llegada de la rectora Teresa López Hernández apuraron a la revisión del contrato colectivo, sin embargo, pronto se les indicó que podría haber pláticas pero no aumento alguno.

Así que los 32 miembros del Sindicato se preparan para su primera huelga en la que al centro de cualquier acuerdo hay necesidad de la regularización de tabuladores salariales.

Refirieron que con el aumento instruido presidencialmente al salario mínimo, se debe llegar a los 6 mil 370 pesos al mes, pero, hay quienes de ellos ganan 4 mil 800 pesos en ese mismo periodo, una diferencia de mil 570 pesos.

“La ley dice que a trabajos iguales, salarios iguales, y el nuestros es 27 por ciento por debajo de otras tecnológicas y mucho más si se compara con el Tecnológico”, expuso el secretario general.

Nos preocupa la Universidad, es nuestra fuente de trabajo, la administración va y viene según el gobierno en turno, nosotros no vamos ce paso, somos los interesados en mantener calidad en la formación y en que incremente la matrícula de alumnos en cada periodo; ya aguantamos 10 años con tabulador congelado, insistieron.

El secretario general y secretaria de finanzas, se acompañaron para las declaraciones de José Granados, secretario de actas; Alondra Gallegos, secretaria de Organización y Paulina Ramírez, secretaria de Trabajo.