Ya tres años del primer caso de Covid en Michoacán; fue en LC

0
418
Se cumplieron ya tres años de pandemia en Michoacán y donde el primer caso positivo de COVID-19, ocurrió en Lázaro Cárdenas. (Foto ilustrativa).

Por Francisco Rivera Cruz

Michoacán cumple tres años de la aparición del primer caso de Covid-19, virus desconocido entonces que desató un incremento de contagios y defunciones. La Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), destaca ahora que gracias a la estrategia sanitaria que la ciudadanía implementó aun a regañadientes, y a más de año de intensas jornadas de vacunación, se logró la contención del virus.

El 21 de marzo de 2020, se declaró en sesión permanente el Comité de Salud Municipal, que encabezaba el doctor Jonás García Delgadillo, tras que dos días antes se detectara el primer caso positivo al agente viral, en un extranjero español que laboraba ArcelorMittal y se hospedaba en hotel de esta ciudad.

El jueves 26 de marzo siguiente, Michoacán registró el primer deceso en Covid, que hizo víctima al taxista Artemio T., de 71 años, vecino de Las Guacamayas y originario de Coyuca de Benítez, Guerrero, quien no habiendo realizado ningún viaje al extranjero empezó a registrar problemas de salud. Falleció en el Hospital General de Lázaro Cárdenas.

De entonces a la fecha, 19 mil 647 lazarocardenenses han contraído el virus, y fallecido 702, encontrando que el groso de decesos fueron en los primeros dos años, pues un año atrás había 694 registros, lo que indica que sólo ocurrieron ocho pérdidas de vida frente al virus SARS-Cov2 en el último año.

En la amplia lista de víctimas del coronavirus, esta comunidad porteña perdió al Capitán José Ramón Mendoza, el sector médico entre muchos a la Dra. Elena Tzesangari Avilés Reyes, quien era directora del Hospital General; en el campo de cámaras y organismos empresariales se ha tenido la pérdida de Eleazar Molina Segura, cuando estaba al frente de Canaco.

En el campo de la educación muchos también fallecieron, entre ellos los profesores Isidoro Castañeda Navarrete y Artemio Cázares Juárez y en el área de la música Martín Reyes y El Negro Pérez; mientras en el espacio de la política Manuel Barreras Ibarra y Román Tafolla Torres; y en el comercio Juan Díaz Díaz, propietario de Frutería del Puerto.

Consecuencia de que había la amenaza de propagación del agente viral, el 16 de marzo de ese 2020, se declaró suspensión de la Expo Feria anual de Lázaro Cárdenas. Seis días después se instruía el cierre de aeropuerto local y el Instituto Nacional Electoral, cerró sus módulos.

El día 25 de marzo del 2020, Morelia registraba el décimo positivo de Covid y Lázaro Cárdenas seguía en el caso del extranjero; ese día internaron al taxista que después dio positivo, que se convirtió en el segundo positivo, pero horas más tarde primera víctima mortal.

El día 27, se instruyó cierre de playas y centros deportivos de Lázaro Cárdenas, frente al rechazo y la molesta de quienes estaban en el área turística porque se aproximaban las vacaciones de semana santa.

Para el 30 de marzo, cuando el sector transporte informa de caída del 30% de sus servicios, el gobierno municipal hace rol de su personal, mandando a casa a los adultos y aquellos empleados con alguna comorbilidad.

El 12 de abril nació el voluntariado Sanitización Urgente que encabeza Rafael Zarco, quien logró voluntades y respuesta inmediata a la obtención de materiales, maquinaria y químicos, para una cruzada que inició en el Mercado Cuauhtémoc y calles principales de la ciudad, luego se amplió a clínicas, empresas y domicilios de infectados.

Desde el 10 de abril, este municipio estaba a la cabeza en casos, así en corte de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM) del 19 de ese mes, Lázaro Cárdenas tenía 39 y Morelia 29, de 124 casos positivos cuando el virus ya abrazaba 24 municipios michoacanos.

Desde entonces, y por casi un año, Lázaro Cárdenas fue epicentro de la enfermedad, y se colocó como foco rojo no sólo en Michoacán sino entre las ciudades del país, por el ritmo acelerado de propagación.

El 14 de abril se determinó la separación de áreas médicas y un rol de personal para atención exclusiva a pacientes Covid-19. La conversión hospitalaria se puso en marcha.

El de Lázaro Cárdenas fue el primer municipio con Ley Seca, en la idea de evitar que saliera la población a compras. Para entonces bares y centros nocturnos ya tenían instrucción de cierre, cuya apertura fue muchos meses después y de forma gradual.

El Instituto Tecnológico de Lázaro Cárdenas habilitó el Laboratorio de Cómputo para la instalación del Centro de Inteligencia Sanitaria de Covid-19, días después empezó a producir caretas en 3D para protección de personal médico y de hospitales, así como de policía. Cuando empezó el plan de vacunación, facilitó sus instalaciones para el propósito.

El día 20 de abril del mismo 2020, quedó instalado el Comité Jurisdiccional de Seguridad en Salud, que tenía tareas anticovid como su prioridad, por lo que relanzó campañas de prevención, empezando con refuerzo de “Quédate en casa”.

A nivel Michoacán, en junio de 2020, se activó el Comité de Seguridad en Salud, para la atención, coordinación y reforzar las acciones de vigilancia epidemiológica. Se crea el Centro de Inteligencia en Salud para brindar un monitoreo las 24 horas, dar un seguimiento puntual, geolocalización, estimación de casos, ocupación hospitalaria, número de defunciones, pacientes recuperados y resultados negativos de las ocho jurisdicciones sanitarias.

Se reconvirtieron 16 hospitales para hacer frente a la situación y atender a los pacientes, sin poner en riesgo la salud del personal médico ni de los demás pacientes, 10 de ellos de la SSM. En el municipio de Lázaro Cárdenas hubo tres reconversiones y adecuaciones: el Hospital General, la clínica 12 del IMSS y el Hospital Naval.

Se intensificó la campaña de salud mental en medio de la contingencia para brindar apoyo a los michoacanos que lo requerían, se decretó la suspensión de clases antes que el resto del país para cuidar a nuestros niños y jóvenes, y se cancelaron todos los eventos cívicos masivos.

Se reforzaron los centros de detección de Covid-19 instalados desde el 20 de febrero de 2021 en aeropuertos de Morelia, Uruapan y Lázaro Cárdenas, terminales de autobuses y en el Puerto de Lázaro Cárdenas. Se capacitó de manera permanente a personal médico, de enfermería y paramédico, y se realizaron simulacros para la correcta atención en caso de presencia de Covid-19.

Se pusieron en práctica acciones de concientización a la ciudadanía para el cuidado de la salud para evitar el contagio de enfermedades respiratorias, como el lavado frecuente de manos con agua y jabón o la utilización de gel con base de alcohol al 70%, así como al toser o estornudar, cubrirse la nariz y boca con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del brazo.

No tocarse la cara, la nariz, la boca y los ojos con las manos sucias, limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en casas, oficinas, sitios cerrados, transporte público, centros de reunión; además de quedarse en casa cuando se tienen padecimientos respiratorios y acudir al médico si se presenta algún síntoma. Acciones que permitieron en la actualidad una baja en la ocupación hospitalaria, incidencia de casos y defunciones.

Otra arma clave en la contención del virus, anota la SSM, inició el 12 de enero de 2021 con la inmunización de adultos mayores, y posteriormente se continuó con la vacunación a los demás grupos poblacionales con los biológicos CanSino, Sinovac, Moderna, Pfizer, AstraZeneca, y ahora Abdala.

Lo anterior, permitió cerrar 2021 con una aplicación de 4 millones 849 mil 793 dosis, mientras que en 2022 se aplicaron 3 millones 456 mil 514 vacunas y en los primeros tres meses de 2023 ya se tiene un acumulado de 8 millones 367 mil 375 inmunizaciones aplicadas, lo que significa que el 92.41% de la población cuenta con al menos una vacuna.

A tres años de la emergencia, Lázaro Cárdenas presenta un panorama epidemiológico “relajado”, de solo 5 activos, y del acumulado de 19 mil 647 que dieron positivo a la prueba, 9 mil 694 son mujeres y 9 mil 953 son varones, retratando que el virus no respetó género ni condiciones.