El ciberacoso se convirtió en un peligro, advierte Mendoza Lemus

0
265
El ciberacoso es un peligro, porque puede poner en riesgo hasta vidas, alerta el maestro en ciencias Arturo Mendoza Lemus. (Foto ilustrativa, bajada de internet).

Por Francisco Rivera Cruz

Definido como la situación de difundir mentiras o publicar fotografías o videos vergonzosos de alguien en las redes sociales. De enviar mensajes, imágenes o videos hirientes, abusivos o amenazantes a través de plataformas, el ciberacoso es un peligro, porque puede poner en riesgo hasta vidas, alerta el maestro en ciencias Arturo Mendoza Lemus.

El conferencista y diseñador de la charla “Cómo detectar y prevenir el ciberacoso infantil”, refiere que todo puede empezar en juegos, pero cuando alguien lo publica se puede salir de control, y quien se ve en las imágenes o bromas puede caer en shock, depresión o algún estado que lo haga vulnerable.

El ciberbullying está más presente de lo que creemos, dice el licenciado en Psicología Infantil con maestría en Dificultades del Aprendizaje, que alerta que hay casos que acaban en el suicidio consecuencia de la exhibición de algo que pareció curioso o ingenioso, y se subió a las redes donde se hizo viral.

Y efectivamente, de acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2021 Michoacán encabezó las listas de ciberacoso, seguido de Guerrero y Oaxaca.

El catedrático y psicoanalista, dice que en el tema del ciberbullying ha encontrado que se trata de un juego que se salió de control. “Un grupo de amigos platican y se bromean, y al que se la hacen se tiene que aguantar; y hasta ahí todo iría bien, el problema es cuando alguien decide que no quede en el grupo y lo pone en el ciberespacio”.

Es cuando se sale de control, y repercute pegando en el ánimo y llegando al suicidio en algunos casos, todo por exhibición, porque le encontraron condición de curioso. “Imaginemos que el chico llega a la escuela y atrae miradas y burlas tras miles de vistas y algunas decenas de comentarios, y tú sabes lo que ponen de comentarios”.

Si bien estas situaciones ocurren en jóvenes de secundaria y preparatoria, el problema es el manejo de los dispositivos, a los cuales hoy los niños, incluso antes de los ocho años, tienen acceso, sin control alguno, observa Mendoza Lemus.

Registra ENDUTIH que la conducta más común de acoso virtual fue el contacto en línea desde identidades falsas, la segunda mayor incidencia fue recibiendo mensajes ofensivos y en tercer lugar, la recepción de contenido sexual.

En materia de exhibición, es haciendo bromas y presentando escenas supuestas, mezcladas con música, sonidos u otros personajes.

El conferencista dice que se recomendaría regular el uso de dispositivos, hacer conscientes a los chavos del uso de los mismos, y sobre todo no ignorar ni demeritar la posibilidad de un escenario en el que se ponga a alguien en dificultades.

“Sería que los padres tomen un poco más de control sobre los tiempos en las redes de sus hijos, les hagan responsables de su uso”, expone cuando se le pide una solución al problema.

Es cuestión de tomar la batuta, hacer conciencia, empezar a trabajar el tema, donde son pioneros España y Estados Unidos, e inclusive ya trabajan en la prevención, mientras en México hay escaso estudio todavía del tema.

Se ignora qué hacen los chicos de cierta edad usando sus dispositivos, que si bien facilitan el acceso a la educación, salud y libertad de expresión, se cree que no precisamente sean los temas que los lleven a explorar e ingresar, anota quien es también es miembro de la Comunidad Científica y Director de la Orquesta Filarmónica de Lázaro Cárdenas.