Por emergencia sanitaria, transporte de carga terrestre baja 80% de actividad

0
395
La baja en el movimiento de carga de importación y exportación mantiene inactivo a un 80 por ciento de las aproximadamente mil unidades de la flota del transporte público de carga federal, consideró Abelardo Lozano Herrera dirigente de la ATLAC.

Por Rafael Rivera Millán

A consecuencia de las medidas preventivas implementadas por el gobierno federal para frenar el contagio del COVID-19, la Asociación de Transportistas de Lázaro Cárdenas (ATLAC) que operan la carga terrestre que llega, su actividad se ha reducido en 80 por cierto, lo que pone en serios predicamentos económicos no solo a las empresas que conforman el gremio, sino a unas tres mil familias que dependen de la actividad, dijo su dirigente, Abelardo Lozano Herrera.

En entrevista telefónica con el Noticiero de este diario, comentó que ATLAC lo conforman diversas empresas locales que en forma conjunta manejan un promedio de 800 tráileres, más otras 200 unidades de gente que no está afiliada con ellos. “En todos hay mucha preocupación por esta situación que está pasando, pues prácticamente está parado la mayoría del transporte”, afirmó.

A pesar de que está llegando algunas cargas al puerto, es muy mínimo añadió, lo que se está moviendo por transporte terrestre, pues se tiene que compartir también con el ferrocarril, por eso la mayoría de los patios o pensiones están llenos ahorita de unidades sin carga, por lo que se está aprovechando para darles mantenimiento. En tiempos normales, un tráiler de doble remolque, arrastra unas 45 toneladas de carga, incluyendo el peso del contenedor.

Sin temor a equivocarse dijo que en los últimos días, la carga contenerizada, que es la que más mueven por vía terrestre del puerto hacia el interior del país y viceversa, se ha caído en un 80 por ciento, por lo que por la falta de ingresos, las empresas transportistas están mandando a descansar a su personal, y eso es lo preocupante, porque el chofer de un tráiler, si bien gana bien de comisión por cada viaje que echa, al no tener actividad no gana. En tiempo normal las mil unidades del transporte de carga tienen actividad y algunas unidades que se utilizan para el movimiento local, laboran de día y de noche.

Esta situación por la que están pasando reiteró, es preocupante porque la gran mayoría de los dueños de las unidades están comprometidos con las financieras o con instituciones bancarias, y no tienen certidumbre en cuestión de que vayan a tener algunos beneficios en este sentido.

“Tenemos alguna información muy vaga, sin certidumbre, la cual no ha aterrizado totalmente, tanto de las financieras como de los bancos, y estamos con mucha duda y preocupación, porque si en un momento dado nos aplican intereses, seguramente habrá algunos compañeros que les impacte tanto, que van a desaparecer o que les van a recoger sus equipos y unidades y no tendrán forma ya de trabajar y seguir manteniendo la planta laboral que han generado”, recalcó Lozano Herrera.

El panorama que se vislumbra apuntó, es incierto, porque el transportista local depende de la actividad de las terminales, las navieras y los clientes directos, y si se están reduciendo la llegada de buques cargueros al puerto, pues es muy preocupante esto, aunque se espera que a futuro, y esa es la esperanza, de que la carga que no se está moviendo en todo este tiempo, pueda llegar un poco más adelante, ya cuando se estabilice la situación. “Pero el problema es aguantar todo este tiempo, con la nómina y personal, los operadores y demás gente que depende de nosotros, por eso ahorita tenemos una planta de operadores muy inestable, y ellos están muy preocupados para mantener a su familia, pues como repito, un chofer de tráiler gana bien por cada viaje, pero en este momento no tienen y ello les impide tener capacidad económica para la manutención de su familia”, puntualizó.

Desafortunadamente dijo, en estos momentos de que no hay actividad se dio la baja en el combustible. “Lamentablemente esto nos llegó en mal momento, cuando no hay carga, no nos sirve de mucho y la verdad, no creemos que se vaya a estancar ese precio, esa es nuestra incertidumbre también”.

Por otro lado indico que se ha tratado de buscar apoyo del gobierno del estado y del federal, pero ha sido muy escueto, “hay mucha calma para darnos contestación, el gobierno federal como está actuando hoy en día, a nadie le está dando certidumbre y el gobierno del estado ha dado esperanzas, por lo que esperamos que en un corto tiempo nos pueda apoyar, eso sería un asunto muy bueno para nosotros, para darle certidumbre a la nómina, para no empezar a despedir a la gente”, expresó.

Finalmente dijo que estarán a la espera de que Dios quiera que esto de la pandemia pase rápido, que no les siga afectando tanto, y que el gobierno federal y estatal voltee los ojos y apoye a este sector porque lo necesita mucho, ya que es muy vulnerable, porque no hay quién les de apoyo ahorita. “Aquí cada quien se sostiene con sus propios recursos, esperamos que haya una atención rápido por parte de la autoridad”, concluyó.