gRAFITO

0
196

La tercera fase era inevitable

Roberto Tapia

La tercera fase era inevitable, el cómo llegábamos era realmente lo importante. Las autoridades sanitarias siempre lo dieron a conocer, “queremos tener una capacidad de respuesta oportuna y de calidad para los pacientes, por eso es importante aplicar las medidas necesarias para reducir la curva de contagio”.

La tercera fase de contingencia sanitaria es catalogada como la más grave y es donde la propagación del virus se extiende por varias localidades en miles de personas dentro del país. Por lo regular se decreta de dos a tres semanas después de haber alcanzado la fase dos.

En este caso, el gobierno de Michoacán desde un inicio llamó a la población a seguir las recomendaciones de prevención, como la “Sana Distancia” y “Quédate en casa”, que implicó medidas como la prohibición de saludo entre personas, el cierre de espacios públicos, así como la suspensión de clases y el cierre de centros de trabajo no esenciales, medidas de prevención recomendadas para la fase tres.

También se decretaron diversos apoyos para amortiguar la crisis económica por la emergencia sanitaria, entre los que destaca, el anuncio hecho por el Gobernador Silvano Aureoles Conejo, sobre la ampliación del subsidio al Impuesto sobre la Nómina para todos los negocios hasta los meses de junio y julio.

Esta medida permitirá a las empresas familiares, pequeñas, medianas y grandes, sin límite de trabajadores, apoyar a sus empleados para aplicar el “Quédate en casa”.

Hoy todo este esfuerzo población-gobierno tiene el objetivo de que cuando entremos a la Fase Tres, tengamos menos contagios y menos personas enfermas, debido a que según estimaciones dadas a conocer por el gobierno federal, durante la tercera fase el Covid-19 infectaría a 0.5% o 1% de la población total del país, lo que representa aproximadamente 1.2 millones de personas.

Si esta misma estimación la aplicamos en los 32 estados con una aritmética simple y equitativa, en Michoacán habría 37 mil 500 infectados y al aplicar la tasa de mortalidad de 6 por ciento que a la fecha de esta publicación se tiene por la pandemia del coronavirus, los decesos podrían llegar a 2 mil 325. Por eso, toda medida de prevención no está demás para afrontar el Covid-19.