GRAVES PÉRDIDAS ECONÓMICAS POR EL “MAR DE FONDO” EN LC

0
130
En la gráfica se puede observar la parte de una enramada que prácticamente fue desaparecida por el fuerte oleaje que ha dejado el Mar de Fondo en Playa Eréndira.

* Este, el peor año de mar de fondo y daños contando a enramaderos.

Por Francisco Rivera Cruz

A tres semanas de presencia de ‘mar de fondo’, el pasado domingo el oleaje elevó altura y la frecuencia de golpes a las enramadas de la zona de Playa Eréndira y Jardín, por lo que Protección Civil Municipal realizó la mañana de ayer lunes un recorrido para levantamiento de carpetas informativas del fenómeno.

El personal de la Unidad Municipal recogió datos de que el evento climático se ha intensificado, causando daños que van de pérdidas totales a un 50 por ciento, de diversas enramadas situadas en una franja que contempla a 22 unidades de servicio, de las que unas 14 han salido de servicio.

En un primer tramo del recorrido, los inspectores acudieron de Playa Eréndira, en el Campamento de Conservación de la Tortuga Perla del Pacífico al restaurante Sotavento, luego en Playa Jardín hasta la Enramada La Langosta.

Las afectaciones van de pérdida total a un 80 o 50 por ciento, de acuerdo al tipo de construcción, hay unidades de palapa y madera, así como con otros materiales.

“El problema es que (el fenómeno) todavía no termina y que a tres semanas de golpear, todo se intensificó en las últimas horas, socavando, desde ayer domingo con marea más fuerte que daña las estructuras”, señaló al final del recorrido Pánfila Beltrán Arreola, empresaria y dirigente del sector.

Recordó que desde 2015 el fenómeno climático los ha venido dañando, con el problema que cada tres años se intensifica.

En 2018, su establecimiento, la Enramada Perla del Pacífico, perdió la mitad de su construcción y este año el resto de infraestructura. Cortando parte de la loza para evitar que se caiga todo y preservar una pequeña parte.

Ahora atiende un una pequeña enramada en lo que fue el estacionamiento hace seis años.

Comentó la también cocinera tradicional en la Costa Michoacana que las carpetas informativas podrían ser útiles ante el gobierno estatal y federal para ver desde dónde se puede apoyar, toda vez que los colchones económicos se acabaron por la pandemia del año pasado.

“No tenemos recursos para levantar los negocios, necesitamos tocar las ventanillas que existan, porque nos bocabajeó este fenómeno natural”, expuso Beltrán Arreola.

Agregó que necesitan activarse, no dejar caer los negocios, aunque ya se tuvieron que retirar algunos ante la imposibilidad de enfrentar los embates, primero de la pandemia y ahora del mar de fondo.

Necesitamos de autoridad solidaria, porque si en 2020 estuvimos en riesgos, esta vez es como nunca. “La pandemia nos dio nocaut, nos dejó atarantados pero sobreviviendo, ahora parece el golpe de gracia para algunos”, sostuvo.

Reconoció que el fenómeno les está averiando tanto que se ocupa de estudios de especialistas que analicen la situación climática. Vean qué se requiere y si se puede hacer algo o qué recomiendan.