El ocio digital y su apuesta por los avances digitales

0
1990

A lo largo de la jornada, son muchas las horas que uno se pasa frente a las pantallas. Más allá de trabajar o estudiar, un porcentaje importante de este tiempo invertido se dedica al ocio más puro o, dicho de otra manera, al juego y plataformas de entretenimiento. La gran mayoría de estas aplicaciones, títulos y portales requieren de una conexión constante y, lejos de limitarse a la actividad esencial para la que fueron creadas, buscan innovar y seducir a los usuarios con otros aspectos a los que les son habituales.

Ejemplo de ello es el hecho de estar disponibles en más de una plataforma, como sucede con contenidos adaptables para computadoras, celulares o tabletas. Esto permite que, más allá del hogar de uno, se pueda realizar la conexión con total garantía y disfrutar de toda la oferta que se expone a los usuarios. Las partidas están disponibles en cualquier momento, un gran avance en cuanto a jugabilidad, y ese es uno de los aspectos más valorados por los jugadores.

En este sentido, en los últimos tiempos cabe destacar la mejoría en varios aspectos como la calidad de los gráficos o la interacción, estrechamente relacionada con la conexión. Respecto al primero, y viendo cómo avanza la tecnología a pasos agigantados, no es de extrañar ver producciones de un alto nivel en cualquiera de nuestras pantallas. Por respecta al segundo, se ha reducido de manera notoria el tiempo de latencia y mejorado la interacción tanto con los servidores del juego en cuestión como con los otros usuarios.

Una oferta más amplia de entretenimiento

Con relación a la oferta, los principales portales han ido presentando más opciones a sus usuarios más allá de lo esencial. Esto se puede ver, por ejemplo, en plataformas especializadas en el tradicional juego del póker en las que, aparte de permitir disputar partidas y torneos con otros jugadores, presentan partidas  rápidas y cambiantes en cada turno con jugadores que entran y salen de manera constante a una misma mesa. Esto no liga al usuario por mucho tiempo y le dota de una total libertad.

En otros deportes mentales, como el ajedrez, en los que la estrategia también tiene un peso fundamental, se pueden ver juegos particulares más allá de los duelos uno contra uno. Hay plataformas que invitan a la formación, a través de lecciones, con el objetivo de mejorar las habilidades de cada uno, o que ofrecen retos diarios a sus jugadores para que estos pongan a prueba sus conocimientos y apliquen todo lo aprendido.

Esto también sucede con los videojuegos más populares, top ventas del momento y ahora conocidos como deportes electrónicos. Por poner dos ejemplos de ello de temática diferente, podemos comentar las diferentes modalidades de FIFA de Ultimate Team, Desafío o Cooperativo, o las del juego de disparos Call of Duty con ya clásicos como el Duelo por equipos, Dominio o Buscar y destruir. Sin perder la esencia del juego, se ha buscado dar otros atractivos a los jugadores.

El streaming y la realidad virtual

También en la manera de disfrutar del diferente contenido creado se pueden ver nuevas tendencias. Uno de los casos ya habituales es el streaming, la emisión de contenidos a través de la nube, que permite a los jugadores compartir aquello que están viviendo en sus pantallas con otros usuarios y comunicarse con sus miles de seguidores. Es una tecnología también usada sobre todo en el sector de las plataformas audiovisuales y musicales más allá del mundo del juego online.

Otra de las apuestas firmes de este sector es la realidad virtual, el hecho de crear experiencias inmersivas recreando digitalmente objetos y escenarios de índole diferente. Esto se puede ver desde en las videoconsolas más potentes del sector hasta en las partidas de cartas a través del campo virtual. Poco a poco va ganando terreno este nuevo tipo de conexión con el entorno y se espera que, en un futuro, sean muchos los usuarios que puedan establecer comunicación desde su hogar y con total comodidad.