SE CONSUMÓ LA ESPECULACIÓN DE TERRENOS DEL PARQUE INDUSTRIAL DE LÁZARO CÁRDENAS

0
126
Varias hectáreas de terreno fueron bardeadas en lo que supuestamente iba a funcionar una empresa de German Oteiza, propietario de Grupo de Oro, pero el proyecto no se ha realizado. Este es uno de los diversos terrenos del PPYME que está sujeto a la especulación.

* Sólo el 55 por ciento de todo el parque está ocupado, esto es, hay empresas generando empleos, pero el resto es pura especulación de ex funcionarios y empresarios michoacanos.

Por Andrés Resillas y Rafael Rivera

La especulación de terrenos en el Parque Industrial de la Pequeña y Mediana Industria de Lázaro Cárdenas se consumó, al no ser aprovechados los predios y pese a que todos fueron vendidos a precio de regalo, el recinto registra un funcionamiento del 55 por ciento; el resto está vacío, en manos de los especuladores.

Uno de los más beneficiados es el millonario Germán Oteiza Figaredo, propietario del Grupo de Oro, quien compró casi cinco hectáreas a un precio de 25 pesos el metro cuadrado.

Otro, que adquirió más de 10 mil metros cuadrados fue José Luis Dueñas, ex presidente de la Cámara de Comercio de Morelia, ya instaló un centro de distribución de productos para la construcción, sin embargo, son miles los metros cuadrados que puede vender ya que no los utiliza.

El caso del hijo de Salvador López Orduña, ex alcalde de Morelia, quien compró mil 200 metros cuadrados, los mantiene vacíos, sin invertir en la instalación de alguna factoría como se estipuló en el contrato de compraventa que suscribió con el Gobierno de Michoacán en los mandatos de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy.

La buena noticia es que el Parque ya registra actividad. Por lo menos cinco agencias aduanales ya construyeron modernos edificios para tramitar todo el volumen de contenedores y mercancías que llegan y van al extranjero por la vía marítima.

Otras empresas transportistas nacionales e internacionales ya instalaron enormes estacionamientos para recibir los tráileres con los productos. Los contenedores suben y bajan de los enormes camiones.

La gasolinera de Manuel Nocetti Tiznado ubicada en la salida del Parque es utilizada por los vehículos de carga pesada, así como de todo tipo de automotores.

El Parque Industrial es un complemento para el Puerto

Especialistas consultados por la Revista Búsqueda y del diario Gente del Balsas, coincidieron en señalar que es errónea la visión de que el Parque sea de carácter industrial, ya que carece del espacio suficiente y es más idóneo para la logística del sistema de transporte que demanda el puerto.

Tanto la gestión aduanal, como el trasiego de mercancías y otros servicios inherentes al Puerto, declarado ya por el Gobierno Federal como Zona Económica Especial, son las líneas para aprovechar al máximo este espacio comercial.

“Lo absurdo es que todos los terrenos ya están vendidos y abarca casi la mitad del total, es decir el 45 por ciento. Eso es por la especulación que los privilegiados por el Gobierno del Estado hicieron de los espacios que adquirieron a precio de regalo.

“Se calcula que el precio comercial del metro cuadrado del Parque oscila entre los tres mil pesos o más, pero como están acaparados y desocupados, es una absoluta lástima”.

Un ex funcionario señaló que Isidoro Ruiz Argaiz, secretario de Planeación en los gobiernos perredistas les recomendó a los compradores con influencias, que si no tenían para invertir en factorías, que vendieran los terrenos, eso sí con una jugosa ganancia.

El Parque Industrial también registra los fracasos de los gobiernos al tratar de incursionar en este sector. Un complejo para la producción de biodiesel está en ruinas, abandonado y unos cuantos vigilantes sufren por no hacer nada.

Fue la administración de Lázaro Cárdenas Batel, quien se dejó engañar por alguno de sus asesores e invirtió en la planta, pero resultó que el producto era tan especial que se tenía que comprar materia prima desde el sureste mexicano, pues en la región no había suficiente para producir el energético.

Total que cientos de millones de pesos se perdieron en la planta de biodiesel, quedando como fiel ejemplo a la ineficiencia y despilfarro de los gobernantes.

Lo importante es que el Parque Industrial Para la Pequeña y Mediana Empresa ya está funcionando; dejó de ser un paraje abandonado.

Sin embargo, el 45 por ciento del espacio será vendido y revendido por los empresarios influyentes. El puerto de Lázaro Cárdenas está en su mejor época en el transporte de contenedores. Ahora sí se nota una intensa actividad.

Para la administración de Silvano Aureoles Conejo es más importante reactivar el puerto y potenciar su desarrollo, que el de ver qué pasará con todos los terrenos vendidos a influyentes con precios de regalo.

Germán Oteiza no utiliza sus 6 hectáreas

La Revista Búsqueda pudo constatar que Germán Oteiza Figaredo no utiliza las 6 hectáreas que el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel le vendió a 25 pesos el metro cuadrado.

Hasta el momento sólo utiliza una parte como bodega de cemento y asfalto. Y eso porque cuentan que estuvo construyendo varios puentes en la carretera costera Lázaro Cárdenas-Tecomán, por lo que el predio le sirvió para concentrar la maquinaria, así como los materiales.

Eso sí, construyó una larga barda para delimitar el terreno, así como también malla ciclónica, desde donde se observa el predio totalmente vacío, sin utilizar.

También debemos de registrar que construyó una pequeña factoría para vender materiales de construcción y operar una de las sucursales del Grupo de Oro.

Germán Oteiza Figaredo tiene un nuevo negocio y es el de especular ya con los terrenos del Parque Industrial; su espacio está en una de las principales avenidas del complejo; a unos cuantos metros del recinto portuario.

¿Y los pequeños y medianos empresarios? Son los que menos cuentan. Quedaron vedados para trabajar en el puerto de Lázaro Cárdenas. Se cumplió el adagio; “los peces grandes, se comen a los chicos”.