El paro laboral porque el síndico quiere atorar soluciones: Humberto Soberano

0
553
Humberto Soberano Ramírez, dirigente de los trabajadores municipales, acusó al síndico Miguel Ángel Peraldí Sotelo, de entorpecer las negociaciones entre el sindicato y la alcaldesa Itzé Camacho.

Por Francisco Rivera Cruz

Para Humberto Soberano Ramírez, secretario general del Sindicato al Servicio del Ayuntamiento “parece que alguien quiere atorar soluciones”, y la base trabajadora no lo va a permitir. Casi luego pone el nombre, el obstáculo es el síndico municipal, Miguel Peraldí Sotelo.

Esto en la arenga al inicio del paro laboral, con el que se dio cumplimiento al acuerdo de asamblea, de demandar que se cumplan con las obligaciones para los más de 500 sindicalizados actuales.

Para esto, el Sindicato de Empleados al Servicio del Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, desalojó departamento por departamento a los empleados municipales y quienes estaban en el Palacio Municipal, decretando paro laboral, el primero en esta nueva gestión, de apenas dos semanas de asumir.

Soberano Ramírez, a medio patio de la alcaldía dirigió un mensaje a sus compañeros en el que afirmó que hay adeudos y pendientes a los que la administración de Itzé Camacho “no le quiere entrar” y donde el opositor a las negociaciones es el síndico municipal.

Aseguró también que el Sindicato es promotor de diálogo y entendimiento, sin embargo no les ha quedado más que el recurso de la presión, porque para ejemplo, desde el miércoles de la semana pasada acordaron toma y protesta “y no se hizo nada en estos días antes de este paro”.

Argumentó que se les debe en ropa y calzado, además de estar pendiente la sindicalización de 163 compañeros, a lo que irresponsablemente el síndico dijo que se vería el año entrante.

Pidió flexibilización, en particular llamando al órgano de gobierno y en él al síndico municipal, Miguel Ángel Peraldí, porque de la respuesta, alertó, depende qué siga en las horas y días por venir, ya que incluso emplazarían a huelga.

De los servicios dejados de prestar, algunas se subsanan o buscan alternativas, siendo el más sensible la recolección de basura, para el cual se organizaron brigadas por los empleados municipales, siendo los esfuerzos insuficientes dado que en la vía pública había más de 200 toneladas.

El sindicato hizo circular información que seguirán las acciones incluso pasando a paralizar las jefaturas de tenencia, “hasta lograr respuesta positiva o una mesa de diálogo”.